in

AmorAmor IncreíbleIncreíble WTFWTF

¿Es Mi Hijo Un Líder o Es Mandón?

¿O quizás es un poco de ambas? Lee más para descubrir la diferencia.

Una de las cosas mas retadoras, Super Mamá, es tener a un hijo líder. ¿Cómo estableces límites con él o ella sin limitar su liderazgo? ¿Cómo lo disciplinas y mantienes su sentido de iniciativa? ¡No está fácil la cosa, Super Mamá!

Afortunadamente, le hemos pedido a nuestra especialista Marimar Carrizo, psicóloga clínica de niños/as y adolescentes, que nos ayude con esto.

Artículo por: Marimar Carrizo

Hay tantas formas diferentes de criar a tus hijos. Esto se debe, a que cada padre lo será a partir de sus propias experiencias y situaciones de vida. Además, se ejercerán diferentes herramientas y estilos de crianza con cada hijo. Con el primero, por ejemplo, aprendemos por una especie de ensayo y error.

Y, para los siguientes, se trata de mejorar la técnica. O, en algunos casos, existen hijos que llegan a la vida de sus padres cuando ya estos están cansados y sin mucha energía. 

Sea cual sea el caso, y a favor de los padres, nadie te enseña cómo convertirte en papá o mamá o a qué atenerte en esta etapa. Y, podríamos decir, que este es uno de esos casos en la vida en los que se necesita vivirlo para conocerlo. Y, solo así, se podrá entender.

Niña líder

¿Cómo son los niños?

Por su parte, a los niños tampoco se les enseña cómo ser un hijo. Y, mucho menos un hermano, estudiante, o un ser humano que sigue las reglas de convivencia para vivir en sociedad. Lo que se comparte mundialmente en la infancia –y les ayude a adaptarse a distintas situaciones– es la autenticidad y espontaneidad innata de nuestros pequeños. 

Los niños son por naturaleza impredecibles, originales, emocionales y en muchas ocasiones impulsivos. Y será a partir de las interacciones con sus cuidadores (ya sea mamá, papá, abuelos, entre otros), y las observaciones que estos hagan de los mismos lo que les permitirá aprender lo que se espera de ellos y las maneras en las que es correcto o no conducirse en sociedad. Seremos siempre los adultos los que les daremos las connotaciones de lo que está bien y mal, lo que es correcto y lo que no. 

Papá criando a su hijo líder

Esta ayuda de los padres le ayudarán al niño a ganar destrezas de habilidades en diferentes áreas: emocional, social, sensorial, de lenguaje, entre otras. Estas habilidades, conocidos como hitos del desarrollo, se verán influenciadas por diferentes componentes individuales que van desde lo genético, hasta el temperamento –que no es más que la manera de ser de cada persona.

El filósofo Hipócrates distinguió cuatro tipos de temperamentos: sanguíneo, melancólico, flemático y colérico, siendo este último también conocido como “temperamento fuerte o difícil”. Y estos son los temperamentos que tradicionalmente tienen nuestros hijos líderes.

¿Cómo son los niños con temperamento difíciles?

Señales que tu hijo/a puede tener un temperamento difícil: 

  1. puede ser controlador/a
  2. tiene opiniones claramente definidas
  3. pueden tener una baja flexibilidad mental (ven el mundo de forma “blanco o negro”
  4. pueden ser impacientes
  5. en situaciones sociales tienden a adoptar el rol de líder. 
Hija mandona

A primera vista, pueden parecer niños imposibles de manejar, que están constantemente retando al entorno. Con frecuencia, entran en luchas de poder con sus padres, sin embargo, ¡se necesita a dos para luchar! Y si solo nos centramos en las características negativas, nos perdemos de un sin número de rasgos y cualidades que estos niños tienen para ofrecer:

  1. Son auto-motivados y centrados: van tras lo que quieren y no se dejan influencia por la presión social o el “qué dirán”.
  2. Son valientes: quieren aprender cosas nuevas por sus propios medios sin importar el coste. 
  3. Capacidad para negociar: siempre y cuando su opinión y punto de vista sea escuchado y tomado en consideración, son capaces de hacer concesiones e integrar el punto de vista del otro. 
  4. Líderes innatos: si son tratados con firmeza y empatía, pueden llegar a convertirse en grandes líderes que se mantendrán firmes en sus ideales. 

¿Cómo criar a niños con un temperamento difícil?

No existe una fórmula mágica o correcta a la hora de disciplinar a niños con temperamento difícil, pero sí podemos considerar algunos consejos que sirvan de apoyo y como herramientas a implementar:

  1. Transmite respeto y autoridad, pero con afecto y empatía. 
  2. Registra sus posibles disparadores – identifica qué le hace sentir enojado/a y frustrado/a
  3. Ofrécele alternativas y opciones. 
  4. Reconoce y valida sus emociones, especialmente las difíciles. Y, por medio de la empatía, ayúdalo a regularse. 
  5. Manifiesta reglas y límites claros, consistentes, cortos y acorde a la edad. 
  6. Abre los canales de comunicación y bríndale el apoyo cuando lo necesiten. 
  7. Tómate un tiempo fuera de los momentos de lucha, respira y reconoce lo que estás sintiendo. 

Lo más importante de recordar cuándo tienes a un hijo con un temperamento difícil es que estás criando a un posible futuro líder o directora. Cultiva su iniciativa con amor, compasión y límites firmes. Y enséñale a usar su voz para tener efectos positivos en los demás.

La autora es psicóloga clínica de niños y adolescentes. Puedes encontrarla en Instagram y Facebook como @teachingwithlove.

¿Qué haces para apoyar a tu hijo líder? ¡Coméntame abajo! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comenta con confianza

0 comentarios

ensalada perfecta

El Secreto De Una Ensalada Perfecta

pizza

4 Razones Por Las Que Amamos Las Pizzas