in

¿Cómo Hablar de Sexualidad Con Mi Adolescente?

Sé que has tenido que desempeñar muchos roles en esta etapa de maternidad, Súper Mamá. En esta oportunidad, hablar sobre la sexualidad y adolescencia es un nuevo  punto de convergencia que abordaremos en este artículo. Somos conscientes en que la sexualidad humana está presente siempre y en cada instante de la vida.

Como tal, es un componente esencial de nuestra identidad como seres humanos, que comienza desde nuestro origen hasta el último día de nuestras vidas. Por esta razón, es importante aprender cómo hablar de este tema con nuestros hijos/as a lo largo de su vida. Y, en este artículo, te contamos cómo dirigir esta conversación con nuestros hijos/as en edad adolescente.

Texto por: Lina Willman

En la actualidad, se ve la necesidad de que niños/as y adolescentes reciban educación sexual, ya que el período entre los diez y dieciocho años, marca aspectos diferenciales en el desarrollo que se reflejan en importantes transformaciones psicosociales y de gran trascendencia para la vida de los jóvenes.

¡CLAVES A TENER EN CUENTA!

¿Cuándo empezar?

Es necesario empezar una educación en sexualidad y afectividad desde la primera infancia.

En las etapas que inicia la pubertad y la adolescencia, empieza una conmoción que irrumpe en su vida. Experimentan sensaciones y sentimientos nuevos, que tienen gran intensidad de excitación sexual. También viene el enamoramiento y las ganas que van de la mano.

Experimentan cambios físicos en sus cuerpos, frecuentemente acompañados de un sinfín de cambios socioemocionales. Es por eso, que es nuestra responsabilidad ayudarles a entender que sus respuestas fisiológicas son normales y esperadas a esta edad.

¿Qué se entiende por “educar para el amor”?

Antes de hablar de sexualidad, es importante cuestionarnos: ¿qué significa para los humanos el amor, en su desarrollo sexual?

Los seres humanos nos comunicamos por vía afectiva, son los sentimientos los que van a sanar y retribuir a ese ser erótico y espiritual. Porque eso somos.

Al tocar el tema de la sexualidad, debemos concientizar:

  1. La sexualidad va de la mano con el amor. El componente afectivo es el que queda en lo profundo del ser.
  2. La sexualidad debe desvincularse de algo que cause vergüenza o culpa, para vincularse a la salud y estilo de vida. Somos seres afectivos, nacimos para el amor y necesitamos amor.

Es importante que cuando hablemos de sexualidad, lo hagamos tomando en cuenta la posibilidad de formar relaciones sanas. No es solo el acto sexual, la sexualidad comprende todas las expresiones de afecto del ser humano. Dejemos atrás los tabúes y estigmas, y conectemos con nuestros y nuestras adolescentes, siempre ofreciendo información basada en evidencia

¿A quién le corresponde educar?

Estamos todos en el mismo barco. Por esta razón, debemos educar no solo a los adolescentes, sino a nosotros mismos. Padres e hijos debemos aprender a expresar correctamente nuestros sentimientos, pensamientos y valores en relación con el tema de la sexualidad.

El eje de la educación sexual debe estar en la familia, y la escuela debe funcionar como un recurso extra.

¿Cómo debe ser la educación sexual?

La clave de la educación sexual debe estar en reconocer las emociones que sentimos para ligarlas a nuestros valores más preciados.

¡Debe de ser con real toma de consciencia! Tanto en los padres como en los hijos, a través del proceso de reflexión y no solo de información. Básicamente, un espacio para la construcción del “ser”, donde puedes reconocer tus sentimientos y apoyarlos.

¿Qué esperamos lograr en comunicación, con la formación en sexualidad?

Principalmente, que nuestros hijos sean personas sexualmente sanas, que expresan asertivamente su sexualidad de manera positiva y respetuosa. Que asuman esta parte natural y esperada del ser humano, con responsabilidad.

La sexualidad  ha de ser entendida como algo integral, que abarca todas las dimensiones humanas: cuerpo, emociones, mente, espíritu y vínculos.

¿Qué esperan nuestros adolescentes con la educación en sexualidad?

Lejos de querer imponernos con ellos, lo que buscamos es reconocerlos en sus cambios de ahora. Entender que empiezan a tener ideas propia y confianza en ellos mismos, en la medida que confiemos en ellos.

  • Quieren que los apreciemos y respetemos, pero también sueñan con diálogos simples. Sin rencores, juzgamientos o señalamientos.
  • Desean que no seamos tan duros y rígidos, siempre bajo nuestros propios órdenes o dichos.
  • Desean que les ayudemos a construir un futuro con respeto mutuo y amor.

Para esto, debemos hablar con ellos, hacer compromisos, hacer contratos de honor, tener paciencia, volvernos personas de confianza para ellos. Ser coherentes y mostrarnos con autoridad y amor, no autoritarismo, ya que esto puede quebrantar la relación.

Cuando se inicia el reto de tener adecuada y responsable relación con ellos, la satisfacción de lograrlo es muy grande. No es un camino fácil. Pero, ¿quién ha dicho que esta etapa lo es?

La autora es psicóloga clínica y terapeuta holística. Es especialista en orientación educativa y desarrollo humano, y también experta en salud sexual y sexología clínica. Está disponible para dictar charlas y talleres sobre esta temática. Puedes seguirla y leer más de su trabajo en Instagram como @lina.will

Comenta a continuación tu experiencia Súper Mamá, ¿cómo lograste abordar este tema tan delicado con tu hijo/a adolescente? ¡Te leemos!

4 Comments

Leave a Reply
  1. Bueno yo tengo dos hijos varones y una niña desde como los 7años le empese ablar por qué como trabajaba y tenía que dejarlo con otra persona que los cuidada me senté con los varones como eran más grande y le able de su parte primero que nadie los podía tocar absolutamente nadie y si le llegaba a pasar algo así me lo tenía que contar a medida que fueron cresiendo le able de sexo por qué cuando están Niños me decían que tenía. Novia y le able de los pro y contra del sexo le dije uno lo asé con su pareja por amor y cuando uno tiene edad para eso por qué ahí muchas enfermedades ahí una que es muy triste y los embarazos no deseado y así mismo le able a la niña que nadie la podía tocar ni sus propios hermano nadie absolutamente nadie su cuerpo era sagrado y le able del sexo por qué ya era una señorita y las hormonas y como ya todo a cambiado le dije mami tiene que estudiar primero puedes tener tu novio pero no puedes tener relaciones sexuales ahí muchas enfermedades y tan los embarazos a ti no te gustaría tener un. BB a tu corta edad ya no podrías ASER las cosa que te gusta salir estudiar los varones no sé si no me escucharon bien o no lo ise bien ya dos tiene un 1bb la niña si está estudiando ta en la universidad asta hora que ta en la universidad le digo mami se que tienes tú novio mami se puede pasar que lleguen a tener sexo pero los dos sean responsables cuídense por las enfermedades y para no salir embarazada no con esto te estoy diciendo que vallas a tener sexo si no que te proteja a parte de un embarazo tan las enfermedades esa a sido mi experiencia con adolescentes

    • ¡Hola, Yamilka! Es importantísima esta conversación que estás teniendo con tus hijos/as desde temprana edad. Es importante adecuar las conversaciones dependiendo de cada edad, pero siempre educando desde la evidencia empírica.

  2. Mi niño cumplió el mes pasado 13 años, a medida que iba creciendo me aterraba la idea de tener que abordar ese tema en algún momento. Y ese día llegó, la semana pasada mientras le ayudaba con una tarea sobre las ETS, le pregunté si la profesora le había explicado al respecto, y me dijo que no (pero le dio pena mi pregunta). En ese momento y sin tener nada planeado o una charla preparada, de la manera más natural y espontanea le explique la realidad de esas enfermedades, y que aunque el no está preparado para tener relaciones sexuales ese momento llegará y tendrá que tomar medidas que le protejan física y emocionalmente. Para mi sorpresa él me dice que le preocupa ver niñas de su edad embarazadas y que él quería saber por qué su profesor de religión les dijo que solo podrán tener relaciones sexual dentro del matrimonio, fue graciosa su interrogante porque la expresó con tanta inconciencia, esa pregunta la abordé desde un plano más religioso y de valores, se me escapó la parte del amor al que hace referencia la autora. Bueno, seguro las a oportunidades para hablar ese tema con mi niño apenas empiezan, gracias por la guía. Me siento muy orgullosa de esta primera experiencia porque se que hubo buena conexión y eso me hizo perder el miedo o tabú y me da la seguridad de poder orientarlo mucho mejor.

    • ¡Hola, Gema! Esperamos que te sirva esta guía para afrontar esta conversación tan importante y tenerlo #TodoBajoControl.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comenta con confianza

0 comentarios

¡Mi Adolescente Se Enamoró! Y Ahora, ¿Qué Hago?

Las Reglas de Gloria: ¿Cómo Críe a Mis Adolescentes Sin Perder la Cabeza?