in

Las Reglas de Gloria: ¿Cómo Críe a Mis Adolescentes Sin Perder la Cabeza?

Sabemos, Súper Mamá, que la etapa de la adolescencia nos sumerge en un escenario transformador dentro de la relación padres e hijos/as. Este período de la vida de la persona está comprendido entre la aparición de la pubertad, la cual marca el final de la infancia, y el inicio de la edad adulta, momento en que se ha completado el desarrollo del organismo.

Y, ¿cómo lo hacemos sin perder la cabeza? En este artículo, nuestra Súper Mamá Gloria Quintana, nos cuenta su experiencia criando a sus hijos en esta etapa tan desafiante. Así como nos comparte su propio manual de reglas para afrontar esta etapa sin perder la cabeza.

Texto escrito por: Gloria Quintana.

De todas las etapas en la vida y educación de un hijo/a, la adolescencia a mi juicio, fue sin lugar a dudas la más difícil.  

Ellos están empezando a auto descubrirse, se apasionan con los temas de momento, son víctimas de la presión de grupo. Y nosotros los padres. Pues, la verdad es que muchas veces no sabemos cómo manejarlo.

Todo el mundo tiene su librito. Sin embargo, no porque te funcionó a ti con tus hijos/as, necesariamente me debe servir a mí. Es como que cada madre o padre, debe hacer su propio manual de reglas.  Sí, los chicos necesitan reglas y, Súper Mamá, no porque el papá del amiguito/a lo hizo, también lo debes hacer tú. Aquí es donde uno debe empezar a usar su criterio.

¿Cómo fue mi experiencia?

A los 15 años, la mayoría de los chicos ya beben, y él quería hacer un parking por la celebración de sus 15 años.  Nuevamente, se lo organizamos como los grandes. Se compró cerveza, pero sin licor, y ellos salían en fotos con las mismas en mano, pero se apreciaba que decía sin alcohol.  

El hecho de que otros papás irresponsablemente les brinden a sus hijos cerveza, no significa que uno como madre lo deba aceptar y emular. Las reglas son claras y una como madre tiene que tener mano dura y firme con nuestra responsabilidad al momento de criar a nuestros hijos. Ahora, te cuento que reglas aprendí a agregar a mi propio librito.

Las Reglas Según Gloria

Puedes decir que no

Empiezan las fiestas, pero no hay que darle permiso para ir a todas. Los “no” son necesarios, porque de una manera intrínseca, ellos sabrán que hay una autoridad. Ellos pueden entender  que se debe pedir permiso para salir, y no porque llegó el fin de semana, ya es una obligación.

Revisar el Mereb o la plataforma virtual para  ver sus calificaciones notas de la semana, es la mejor herramienta que existe para saber si el chico/a merece el permiso para salir.  Así, trabajarán en sus obligaciones, para poder ganarse esa salida a la fiesta o al cine durante el fin de semana.

Incentivar en ellos el tiempo en familia

Es importante incentivar en ellos el compartir tiempo en familia, pues si se les da la opción, siempre te dirán que no quieren ir. Y, hay cosas que no son negociables.y hay cosas que no son negociables.  

Poner reglas sobre la hora de la cena es importante, así como el uso de celulares. En mi casa, mis reglas eran bastante directas: ¡en la mesa el celular se decomisa!

Sin la distracción del celular, la sobremesa puede ser una excelente oportunidad para conversar sobre temas generales, e, indirectamente, para que nos cuenten sus cosas.; Así, uno sabe sobre sus amigos, lo que les gusta hacer. Y ellos, sin querer, “sueltan” información que nos puede ser útil en algún momento.

Encerrarse en su recámara por horas, no es una alternativa.

Hay que hacerles partícipes de los quehaceres domésticos: fregar platos, sacar la basura, arreglar su habitación y que aprendan a freír un huevo.

A veces, nosotros los padres, subestimamos a nuestros hijos y/o no queremos darles mayores responsabilidades. Pero, créanme, que si se le dice “si quieres ir al cine o a x fiesta debes hacer esto antes”, lo hacen con tal de salir.

Supervisar las horas de llegada

La hora de llegada de mis hijos era a las 2AM. A lo que muchas veces me contestaban: “ah Mamá, es que a esa hora es que se pone buena la fiesta”. A lo que yo respondía, “que pena, pero si no estás a esa hora, la próxima no sales”.

Se van creando reglas que ellos van acogiendo como parte de la dinámica familiar.  Ellos piensan que todo se lo merecen. Que uno no puede decir que no, y para no verlos hacer berrinches y que se pongan con groserías, uno accede a todo para no escucharlos.

¡Error! Muchos chicos que están en el Centro Correccional de Menores dicen que debieron escuchar varios “no” de sus papás y, que los mismos, no fueran tan permisivos.

Enséñales a vivir “fuera de la marca”

Cometemos el error también muchas veces, de querer darles todo lo que nosotros no recibimos. Ya sea porque nuestros padres tenían limitaciones, o imitar lo que los otros padres hacen.  

En mi librito de crianza, las zapatillas te visten igual siendo marca Gallito o Adidas. Recuerdo que mi presupuesto para comprar calzoncillos era de $25 para cada uno. El mayor decía que él, quería calzoncillo Calvin Klein, mientras que  el otro no exigía.

Cuando averigüe el costo del CK, era de $25 una sola pieza, mientras que había ofertas de 3 por $25. Así que yo jamás gastaría $75 en 3 calzoncillos.  Eso es enviarle un mensaje equivocado, aunque la plata sobrara. Les dije a ambos: “aquí tienen sus $25 cada uno y ustedes dispongan”. Tal y como te lo imaginas, uno se compró 3 y el otro solo 1.  

El que se compró solo uno, no era mi problema cuando debía lavarlo. Esa fue su decisión.  Mi mensaje fue claro. Cuando tú trabajes y ganes tu propio dinero, te compras el calzoncillo de $100 si te parece. Yo no tengo porqué, ni voy a hacerlo porque es tu antojo.

¿Cómo criar a los hijos adolescentes sin perder la cabeza?

La verdad es que no sé, pues no hay un patrón a seguir. Pero, a mí me funcionaron los “no” de vez en cuando. Así como, la imposición a hacer cosas y a demostrarles que las cosas se ganan. Y  siempre les dije lo que mis papás me dijeron.“Mientras vivas en esta casa y yo te mantenga, te ajustas a mis reglas”.  ¡Me funcionó y no perdí la cabeza!

La autora es empresaria encontrarla en Instagram como @gloriaquintanaoficial

¿Qué te ha servido a ti para criar a tus hijos adolescentes? Anímate y escribe tu valioso comentario, ¡sin perder la cabeza!

5 Comments

Leave a Reply
    • Gracias por escribirnos, Yennifer. Cuando una preadolescente o adolescente dice mentiras, es importante indagar la razón de la mentira. Por eso, es importante preguntar antes de regañar. Puedes hacerle preguntas como: ¿por qué sientes que debes esconderme cosas? o ¿Qué puedo hacer para que confíes más en mí? Estas preguntas abren el espacio para el diálogo y le quitan el foco a la “mentira” como tal. ¡Esperamos que estos consejos te funcionen!

  1. A mi me ha funcionado ponerle reglas desde pequeños,ahora que está entrando en la adolescencia se hace más fácil para él aceptar un no,dentro de las reglas establecidas,eso sí,puede que las reglas vayan variando a medida que van creciendo,pero hay otras que no son negociables y tienen que ajustarse a ellas. Pero para mi es la comunicación y dejar los puntos y condiciones bien claras,para que sepan quién es la autoridad.

  2. Hola tengo un hijo DE 16 años aveces quiere levantar la voz le digo no me levantes la voz me dice mami yo no te he levantado la voz que hago entonces gracias

    • ¡Que difícil, Isa! Cuando hablamos con adolescentes, es importante establecer límites firmes y sanos. Hay momentos de negociación y otros momentos que no tiene negociación. Tú tienes que decidir si gritar es uno de esos límites que no se puede negociar y, de ser así, establecer consecuencias claras y directas si se recae en los gritos. Después de establecer el límite, es importante abrir espacios de diálogo para entender qué está llevando a tu adolescente a gritar, y poder adecuar estas formas de comunicarse. La comunicación es clave en todas las etapas de la vida, pero particularmente en la adolescencia. Esperamos que estos tips te ayuden a tenerlo #TodoBajoControl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comenta con confianza

0 comentarios

¿Cómo Hablar de Sexualidad Con Mi Adolescente?

¡Súper Ofertas para Semana Santa!