in

AmorAmor IncreíbleIncreíble RabiaRabia LindoLindo

Mi Experiencia Emprendiendo

Hoy en día, es cada vez más fácil ser mamá emprendedora. Es cierto, Súper Mamá, que esto tiene sus desafíos, como balancear el trabajo de casa con el trabajo profesional. Pero también sabemos que todo es más fácil cuando nos apoyamos las unas a las otras.

Nuestro artículo de hoy nos ayudará precisamente a hacer esto. Nuestra querida Súper Mamá, Giselle Navas, de Panama Baby Rentals, nos cuenta sobre su experiencia emprendiendo.

Artículo escrito por: Giselle Navas

Se dice que el emprendimiento surge de una necesidad o de una oportunidad, en mi caso pienso que fue un poco de ambas.

¿Cómo empezó todo?

Yo estaba recién casada cuando quedé embarazada. Y, luego de 3 años de vivir en Chiriquí, por el trabajo de mi esposo, finalmente regresé a la Ciudad de Panamá con ánimos de comenzar de nuevo. Pero, al momento en que se me complicó la búsqueda de trabajo, decidí optar por emprender en mi propio negocio, tal cual lo hicieron mis padres en su momento.

Entonces lo tuve claro: tenía que invertir en solucionar un problema a la sociedad. Y, fuera de ejercer la abogacía, me enfoqué en los padres de familia con niños chicos. Madres y padres que, así como yo, viajaban con regularidad, ya fuera al interior o al exterior. Empecé a pensar en sus necesidades y como les toca armar una logística increíble para poder movilizarse con los niños.

Mi idea fue tomando forma

Una vez somos padres, ya es prácticamente imposible viajar con una sola mochila con las cosas básicas. Y así fue como surgió mi idea de negocio: ¿acaso no hay algún lugar donde pueda alquilar todos los equipos y artículos que puedan necesitar los bebés y niños para una estadía cómoda y segura en Panamá? Empecé a investigar, y me di cuenta que en otros países sí hay.

Así que, me dije a mi misma: voy a hacerlo yo, entonces.

Los obstáculos que me encontré

El primer obstáculo que me encontré fue: hacer que los demás entiendan que aunque estoy en casa, estoy trabajando. Es difícil, ni yo misma lo entendía al inicio. Y, al inicio, no faltaba el que me llamaba a pedirme favores, porque como yo estaba en casa, suponían que yo podría hacerlo.

Se suponía que sería el “trabajo perfecto” porque podría cuidar a mi hijo al mismo tiempo, pero se convirtió en un reto muy grande. Y es que, muchos tenemos la idea que empezar un emprendimiento, o trabajar desde casa es lo mejor y súper fácil. Y luego de hacerlo, te puedo decir que esto es un gran mito.

Por mi parte, en casa decidí abrir un pequeño espacio y convertirlo en “mi oficina”. Luego, le busque oficio a mi hijo y lo metí en maternal. Y esas se convirtieron en las cuatro horas más sagradas de mi día, por lo que tenía que aprovecharlas al 100%.

Al principio fue súper difícil acostumbrarme, porque uno también quiere usar ese “tiempo libre” para descansar, dedicarse tiempo, arreglar la casa, hacer los mandados pendientes y miles de cosas más.  Me tomó tiempo adaptarme, no lo puedo negar.Pero, con tiempo y dedicación fui viendo todo crecer, lo cual me iba motivando a seguir adelante.

Aunque tengo que admitir que tuve momentos en que me vi tentada a dejarlo todo, pero siempre pasaba algo que me motivaba a seguir:  un cliente super feliz con el servicio, algún amigo que te felicita por tu buena idea de negocio. Y, poco a poco, así fue como seguí adelante. Tomé varios cursos de emprendimiento, negocios online, redes sociales y muchas cosas más. Y, aún lo sigo haciendo, porque siempre hay cosas nuevas que aprender.

Mis recomendaciones para mamitas emprendedoras

Tengo miles que ofrecer, de las cosas que me ha tocado aprender, unas a las buenas y otras a las malas, porque todo es parte del crecimiento. Pero, si pudiera dejarles algunas recomendaciones puntuales, éstas serían:

  • Cuando tengo muchos pendientes, salgo de mi casa y me voy a un café a trabajar. Esto me ayuda a no distraerme con las tareas de la casa.
  • Buscar cursos online y/o presenciales para manejar tu negocio y las redes sociales.
  • Buscar asesoría legal y financiera para manejar tu emprendimiento responsablemente.
  • Crea una rutina que te funcione a ti. Ya sea trabajar en el día, la mañana o en la noche. Pero que se acomode a tu ritmo de mamá y trabajo.
  • ¡Disfrútalo! Recuerda las razones por las cuales iniciaste tu emprendimiento y siempre regresa a eso.

Emprender ha impactado mi vida de muchas maneras, y lo volvería a hacer.  Tener la oportunidad de ver a mi hijo crecer, de cerca, no lo cambiaría por nada.  Creer en mí, en mi negocio y tener el apoyo de la familia, ha sido la clave de todo.

La autora es la propietaria de Panama Baby Rentals. Puedes encontrarlos en Instagram como @panamababyrentals.

¿Qué te pareció esta historia, Súper Mamá? ¡Coméntanos abajo!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comenta con confianza

0 comentarios

¿Cómo Prepararme Para Una Entrevista de Trabajo?

¡Ahora Es Más Fácil Recibir Dinero!