in

15 consejos para ser una mamá emprendedora

Organización, estudios de mercado, usos de las redes sociales, entre otros, serán tus mejores aliados en ese emprendimiento que tanto anhelas.

Texto: Iranela Sánchez

 

¿Quién quiere manejar su tiempo? ¿Quién desea su propio negocio? ¡Claro! Más de una Super Mamá alzaría la mano. Qué rico sería poder buscar a los niños después del colegio, manejar nuestros minutos, no darle explicaciones a un jefe… en fin, sería el mundo ideal para muchas. Y es algo que se puede lograr como mamá y profesional.

Por supuesto que puedes llegar a ser tu propio jefe. Sin embargo, debes armarte de ciertas recomendaciones que te ayudarán a alcanzar ese éxito y emprender tu negocio. ¿Cuáles son? Te los revelamos a continuación: 

  • Empieza con lo que tienes.Para iniciar un negocio no siempre es necesaria una gran inversión. Pregúntate “¿en qué soy buena?” y respóndete con total sinceridad para que puedas elegir un rubro de negocio afín a tus capacidades e intereses. También hazte la pregunta “¿con qué recursos cuento?”, así podrás observar que a tu alrededor hay mobiliario, equipos, contactos, y otros recursos de los que ya dispones y que te ayudarán a dar ese primer paso más rápido. 
  • Mira el mercado.Al emprender un negocio debes identificar con claridad quiénes son tus clientes, qué necesitan y qué te compran más allá de un producto o servicio. Tus gustos personales no reflejan necesariamente las demandas de los clientes. Asegúrate de tener el número suficiente de potenciales clientes más allá de los amigos y familiares. Eso hará que tu negocio prospere en el tiempo.
  • Crea un horario y un espacio de trabajo: Si tus hijos descansan de tarde a noche, tal vez ocupar una de esas horas sea lo más idóneo. Aprovecha tu día adecuadamente eligiendo un horario de trabajo que se acomode a tu rutina como madre. Intenta, además, establecer un lugar para trabajar todos los días, asegúrate que este sea cómodo y te motive a realizar tus actividades con felicidad. Un espacio eficiente aumentará tu productividad.
  • Sé ordenada en las cuentas. En el quehacer diario mezclamos el dinero de la familia con el dinero de la empresa; sin embargo, esa práctica no es saludable. Elabora un flujo de caja y lleva con orden tus cuentas anotando todos tus gastos y ventas. Así podrás conocer realmente si tu negocio gana o pierde.
  • Usa las redes sociales. Explota el mundo digital para dar a conocer tu producto o servicio y conseguir nuevos clientes. Analiza tu público objetivo y usa la red social adecuada para comunicarte con ellos. Comienza a planificar el posicionamiento de tu negocio y de tu persona. Ser una mamá emprendedora podría ser un valor agregado que puede contribuir al crecimiento de tu negocio. 
  • Debes trabajar duro. Ser mamá ya es un trabajo pesado, hacerlo al mismo tiempo que montas tu propio negocio, es todo un reto. Mentalízate en que las cosas no se dan de la noche a la mañana, tienes que ser perseverante para alcanzarlo. 
  • No te desesperes. Si las cosas no salen como lo esperabas inténtalo nuevamente, el punto es que no pierdas esa visión de negocio que tarde o temprano se verá realizada. 
  • Pide ayuda. Si tienes dudas respecto al negocio, recurre a gente experimentada en el tema. Aprende a delegar pequeños problemas a tu pareja o a la persona que te apoye. 
  • Complementa tu trabajo. Aunque tú seas buena en algo, puedes encontrar a una socia que sea buena en otra cosa y aprendan juntas. 
  • Elabora un plan de negocios. Esto te ayudará a tener una idea más clara respecto a tus estrategias y objetivos de negocio. 
  • Aprende a equilibrar. Tu trabajo no puede ser lo más importante, piensa que también necesitas pasar tiempo con tu pareja, tus hijos y contigo misma. 
  • Infórmate. Hoy en día, internet está repleto de información sobre cualquier negocio que quieras emprender, aprovéchala o busca cursos especializados y empápate todo lo que puedas. Siempre le irá mejor al que esté más preparado. 
  • Maximiza el uso de tu capital. En lo que tu negocio arranca, ahorra lo más que puedas para que esto no afecte a tu familia. 
  • Organízate. Elimina el desorden que te rodea. Entre más estructurado tengas tu día, más fácil será cumplir con todos tus pendientes. 
  • Haz uso de la tecnología. Existen muchas herramientas digitales, como la facturación electrónica, que pueden ayudarte a facilitar tu trabajo y el camino a emprender. Acércate a nosotros para saber cómo puedes facilitar todos los procesos de administración de tu negocio a través de ioFacturo y nuestros amigos de Gosocket.

Finalmente, Super Mamá recuerda que toda mujer emprendedora tiene tres dimensiones: la personal, la familiar y la empresarial. Es vital que encuentres un balance en términos de tiempo y dedicación entre esos tres aspectos para no descuidar tu salud e imagen personal, la armonía familiar y la gestión del negocio

Y tú, ¿eres emprendedora? ¿Qué consejos te sirvieron para emprender tu negocio? ¡Queremos saber tus comentarios!

2 Comments

Leave a Reply
  1. Hola. Muy buen escrito.
    Soy emprendedora, esposa y Súper Mamá… No es fácil cuando tienes un bebé de meses… Sin embargo, algo que me sirvió mucho fue buscar ayuda al menos uno 3 o 4 horas al día, en el 1ue me puedan tener al bebé para yo poder enfocarme en actividades de mi empresa… Ya que es difícil cuando el bebé quiere tu atención las 24 horas al día… Cuando logré que alguien me lo cuidara, fue mucho más fácil establecer y tener claro mis retos a la hora de emprender…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comenta con confianza

0 comentarios

Todos somos importantes: “INCLÚYEME”

La Sabrosita: 24 variedades de panes para las Super Mamás