fbpx

Cómo y cuándo hablar con tu hijo sobre PUBERTAD

El momento de hablar con tu hijo o con tu hija sobre su pubertad es antes de que esta comience. ¡Así que no pierdas tiempo Super Mamá y empodérate de la situación!

Texto: Iranela Sánchez

Este es todo un tema para nosotros los padres y más cuando actualmente, nuestros hijos están expuestos a tanta información acerca del sexo y las relaciones a través de la TV y la Internet. Por ello, cuando llegan a la pubertad o preadolescencia ya están familiarizados con algunas ideas avanzadas y, por eso debemos prepararnos, ya que no toda la información que recibe el niño procede de fuentes fiables.

Lo importante es que sepan lo que va a ocurrir, que lo entiendan y que no tengan dudas sobre que es normal y les ocurre a todos los niños es muy importante para que puedan vivir esos cambios con menor angustia. Es cierto que los niños ahora tienen un montón de fuentes de información. Pero no debes confiar en que esas fuentes sean siempre ni fiables ni adecuadas.

Por ello, la psicóloga Carmen Rodríguez nos da consejos prácticos que nos ayudarán cuando llegue el momento de esta charla. Toma nota:

  • Evite sermones y conferencias. No llevan a ningún lugar y fomentan que se corten de raíz posibles conversaciones en el futuro. Hablar con los hijos no es exponer propias opiniones o normas, es dialogar hablar y escuchar.
  • Piensa que la educación sexual tiene mucho que ver con la educación en valores y con las actitudes.
  • Haz saber a tus hijos que confías en ellos y que ellos pueden confiar en ti. Es muy importante que tus hijos sepan que confías en ellos. También es fundamental que, ante cualquier problema, puedan confiar en ti.
  • Informarte sobre el tema si no conoces mucho sobre él. Consulta con especialistas.
  • Hablar y llamar a las cosas por su nombre. Los adolescentes no les gusta que le adornen las cosas, ellos son capaces de tolerar la información que se les dé, siempre y cuando sea la correcta y venga de fuentes confiables.
  • De no querer conversar el tema, abrir la ventana para que sepan que ustedes son un lugar seguro para hablar de esos temas y estarán ahí para atenderlos cuando sea el momento que ellos decidan es el oportuno.
  • Es importante empezar las charlas de sexualidad, desde lo que ocurren en los cambios físicos hasta las relaciones sexuales.

Otros consejos importantes:

  • Infórmese. Lea libros sobre adolescencia. Recuerde su propia adolescencia y sus altibajos emocionales. Prepárese para los cambios de humor y los conflictos que vendrán. Si está preparado podrá afrontarlo mejor.
  • Siguen necesitando límites o normas de referencia, pero deben ir ampliando su autonomía.
  • No se debe mandar una cosa hoy y otra mañana, evidentemente nos hará perder credibilidad.
  • Las normas deben ser claras y razonables. Pueden ser negociadas. No pueden existir reglas para todo. Los padres tienen que estar de acuerdo entre ellos.
  • Cuando se toma una decisión, hay que mantenerla. Previamente hay que razonarla, pero una vez tomada, debemos mantenerla cueste trabajo o sacrificio.
  • Si los padres quieren enseñar a sus hijos buenos comportamientos deben predicar con el ejemplo. Los padres deben ser su punto de referencia.
  • No podemos exigir a los hijos lo que no somos capaces de hacer.
  • Aumentar su autoestima y ayudarles en sus inseguridades. Los chicos solo acudirán a los padres si saben que estos no los sermonearan ni criticaran continuamente, Escucharlos es fundamental. Significa evitar interrumpir y poner atención.

  • Debemos mantener el control. No dejarnos llevar siempre por el enfado o la agresividad, puesto que nos pueden llevar a dar órdenes que luego tendremos que corregir.
  • Aprovechar el momento de las comidas en familia para hablar de las cosas cotidianas y conocerse mejor.
  • Ser tolerante con las cosas pequeñas, llegando a acuerdos (la ropa, el tatuaje, el pendiente) y poder exigir las fundamentales.
  • La asignación de dinero debe ser juiciosa y con unos criterios para que se administren.
  • Ser firmes en las decisiones razonadas, pero reconocer cuando se equivoquen. No siempre los adultos están en posesión de la verdad.
  • Mostrar interés por todas sus conductas, no solo las negativas.
  • No se les debe recriminar o ridiculizar delante de sus amigos, ni decirles que lo que dicen son tonterías.
  • Durante esta época los amigos tienen mucha influencia y son lo más importante para ellos. Sin embargo, no reemplazan a los padres. Estos siguen siendo lo que más influyen en la vida de sus hijos.
  • Conozca los amigos de su hijo y los padres de sus amigos.
  • Hable abiertamente sobre temas como el sexo, las drogas o el alcohol y el tabaco. Antes de que se exponga a situaciones problemáticas. Habrá más posibilidades de que su hijo actúe de forma correcta llegado el momento.

La pubertad y los sentimientos

La pubertad es controlada por hormonas, y estas hormonas afectan los sentimientos y el cuerpo. Durante la pubertad, tus emociones pueden intensificarse y magnificarse (sentirlas más fuertemente). Es normal atravesar cambios repentinos de humor -de manera rápida e impredecible.

Durante la pubertad, probablemente tu hijo empezará a tener más pensamientos y deseos sexuales. Puede sentir atracción por hombres o mujeres. Puedes también notar que se siente excitado/a sexualmente con mucha frecuencia. Estos sentimientos se reducirán a medida que crece. Algunas personas eligen masturbarse para liberar la tensión sexual y explorar su sexualidad. Otras esperan que el sentimiento pase.

También, en la preadolescencia pueden existir confusiones. Tus emociones parecen estar fuera de control. Un minuto se sienten en la cima del mundo y al siguiente en lo más profundo de un pozo. Sentirse de esta manera no es fácil y no tienen por qué hacerlo solo/a. Cuando veas a tu hijo así conversa con ellos y ayúdalos a sortear sus emociones.

Para finalizar, una gran idea sería encontrar actividades que diviertan a nuestros hijos, para mantenerlos activos, saludables, que los ayude con el estrés, las emociones y para liberar energía extra. Existen muchas maneras de que expresen sus emociones y que se sientan bien con ellos mismos, por ejemplo: hacer actividad física, escribir, música, arte o hablar con amigos/as.

Y a ti, ¿cómo te fue con este tema? ¿Te fue difícil? ¡Revélanos tus anécdotas!

Artículos Relacionados

% Comentarios (4)

bueno me fue muy dificil, nunca podia conversar con mi mama sobre algo que me incomodara o me entristecia sin razon me sentia super sola y tome actitudes negativas para intentar llamar la atencion de mi madre y solo empeoraba la relacion entre mi madre y yo ya que ella decia que yo la avergonzaba asi que me era peor mis emociones estaban descontroladas y yo no sabia como o porque me senia asi!!me torne super revelde mi mama trabajaba todo el dia con suerte la veia dormir! Y bueno termine buscando afecto en un chico a mis 13 años y mi primer hijo nacio a los 14!. me toco madurar por mi pequeño!

Hola Miriam querida
A veces los padres no nos damos cuenta del daño que le hacemos a nuestros hijos. La comunicación es tan importante, porque siempre es mejor que los consejos vengan del lado de mamá, porque de otras fuentes no puede ser tan confiable.
Gracias a Dios saliste adelante y eres una Super Mamá.
Un fuerte abrazo y gracias mil por escribir.

Muy buena info..aun mi principe esta peque pero siempre es bueno educarse para un futuro.

Tan bella querida Nitzia.
Mil gracias por tus comentarios.
Abrazos mil.

Esperamos tus comentarios