in

¿Eres mamá primeriza? Te revelamos 7 pasos que te ayudarán a estresarte menos

Young mom breastfeeding infant daughter at home

Reservar tiempo a solas con tu pareja, descansar y hacer ejercicios moderados serán algunos de tus mejores aliados durante la etapa del post parto.

Texto: Iranela Sánchez

 

El nacimiento de un bebé te pone a prueba de diferentes maneras: a nivel hormonal, físico, emocional, psicológico y químico. Y debido a ello, es posible que te sientas muy fatigada, emocionada, frustrada, preocupada y radiante al mismo tiempo. Esta mezcla de sentimientos puede hacer que te sientas muy estresada.

Por eso es tan importante que te cuides, y más aún durante los primeros meses, pues tu bebé te necesita un montón. Para ello, Super Mamá te recomienda lo siguiente:

  1. ¡Descansa! Duerme tanto y tan a menudo cuanto puedas, ya que la falta de sueño hará que todo parezca aún más difícil. Si tu bebé no te deja dormir de noche, duerme durante el día mientras el pequeño duerme una siesta. Aunque no logres conciliar el sueño, el simple hecho de cerrar los ojos y respirar profundamente te ayudará a relajarte. Este no es el momento de recibir visitas, escribir tarjetas de agradecimiento o limpiar la casa. El sueño es indispensable, y es la forma natural que tiene nuestro organismo de recuperarse y mantenerse funcionando correctamente.
  2. Aliméntate de forma nutritiva. Evita la comida chatarra, la cual puede provocar cambios muy rápidos en el nivel de azúcar en la sangre, aumentar tu ansiedad y hacer que te dé un fuerte bajón después de que se te pase el primer efecto de satisfacción. Evita también el alcohol, un depresivo asociado con trastornos del sueño, y la cafeína, un estimulante que puede provocar ansiedad e interferir con los patrones de sueño.
  3. Haz ejercicios moderados. Caminar de 20 a 30 minutos, dos o tres días a la semana es lo ideal. Si no logras incluir caminatas en tu rutina, procura andar o subir y bajar escaleras siempre que puedas. Cuando salgas a hacer mandados sola o con el bebé, por ejemplo, estaciona un poco más lejos y aprovecha para estirar las piernas.
  4. Haz tiempo para ti misma. No es ningún lujo o egoísmo, sino que es indispensable para tu bienestar emocional. Un baño al final del día, una hora leyendo un buen libro, una película por la noche, o una manicure de vez en cuando son pequeños “regalitos” de gran valor que te puedes dar a ti misma. Lo importante es que consideres tu propio bienestar, una prioridad. Haz una lista de las cosas que te gusta hacer y “regálate” una o varias de ellas en los días que necesites subir el ánimo.
  5. Reserva tiempo para tu pareja. Cuando nace el bebé nuestras vidas se centran en las necesidades del pequeñín, y a menudo olvidamos la falta que nos hacen esos momentos que antes compartíamos con nuestras parejas. Es esencial buscar tiempo para los dos. Salgan a caminar agarrados de la mano. O llamen a una niñera, tía, abuela, prima y vayan juntos a cenar o ver una película. Ríanse juntos de algo divertido. Esos ratos a solas son esenciales para tu relación. Muchas veces las uniones más fuertes son aquellas que han pasado la prueba de los primeros meses después del nacimiento de un bebé. Recompénsate a ti misma y a tu pareja disfrutando juntos todo el tiempo que puedan.
  6. Prepárate para lo inesperado. Acepta el hecho de que habrá días en que te sentirás completamente abrumada, y días en que parecerá que no has hecho nada sino alimentar y cargar en brazos al bebé. Y eso es normal. A algunos padres les ayuda preparar una lista de las tareas diarias, pero recuerda que es natural que varias de ellas queden por hacer.
  7. Obtén ayuda. Puede que tengas la suerte de tener a familiares y amigos que viven cerca (o que han venido de lejos) para ayudarte con el bebé. Si es así, aprovéchalos y no dudes en solicitar su ayuda. Pero si no cuentas con esa posibilidad, tendrás que buscar apoyo en otras partes. Puedes contratar a alguien que te ayude un par de días a la semana, o llamar en ocasiones a una vecina o compañera de trabajo de confianza si tienes que salir a hacer mandados o simplemente descansar un rato. Y nunca digas “no” si alguna amiga te ofrece traerte una comidita casera o se dispone a cuidar un rato a tu bebé.

Ya lo sabes Super Mamá, pon en práctica cada uno de los consejos que te hemos dado. Verás que esta etapa será más llevadera.

Y a ti, ¿cómo te fue en esa etapa del post parto? ¡Cuéntanos tus experiencias!

3 Comments

Leave a Reply
  1. Hola, me encantaron los consejos. A mi se me ha hecho muy dificil esta nueva etapa. Al principio no entendia porque. Pero ahora que ha pasado el tiempo, me he dado cuenta que mi vida a cambiado por completo. Ahora cada decision que tomo considero siempre a mi bebe y como puede afectarle. Es dificil, porque antes solo me preocupaba por mi. Uno tiene que dejar de ser egoista y eso cuesta mucho. Tambien el hecho de cuidar la vida de otro ser humano estresa. Es maravilloso y escalofriante a la vez. Pero poco a poco y con la ayuda de Dios lo estoy logrando. Definitivamente, uno tiene que darse tiempo y algunos caprichos, ya que uno tiende a querer darlo todo al bebe y la familia y a olvidarse de uno. Saludos

  2. Si me ha gustado este tema es muy interesante.pues me siento a veces abrumada con los que haceres de la casa el bebe el trabajo..soy mama primeriza .pero al mismo tiempo es maravilloso ver mi chiquito como nos alegra nuestra vidas.

    • Hola querida Viviana

      Así es, es bueno desesperarte. Es normal, solo que trata de canalizarlo con algo que te guste hacer.

      Y sí, nuestros hijos nos hacen olvidar todo lo malo y le dan un sentido a nuestras vidas.

      Gracias por ser una Super Mamá.

      Saludos cordiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comenta con confianza

0 comentarios

Molestias que no debes ignorar durante el embarazo

Los temidos 40s