fbpx

Mamá e hija preparándose para la pubertad

A todas las mamás nos preocupa el tema de la adolescencia y, nuestra mamá recursiva, Yilca Arosemena nos brinda su experiencia.

 

Texto: Yilca Arosemena

 

 

Una de las tantas cosas por las que pasan los pre-adolescentes/adolescentes es la PUBERTAD y, ¿estamos realmente preparadas como madres para este cambio tan importante en nuestras hijas?

 

La pubertad en las niñas implica una serie de factores que permiten que se vaya desarrollando y modulando. En el cerebro hay dos glándulas, el hipotálamo y la hipófisis, las encargadas de producir las hormonas necesarias para estimular los ovarios y desencadenar el camino de la pubertad. TAN SÓLO LEERLO ME PONE NERVIOSA. Imaginen lo que están sintiendo nuestras pequeñas.

 

A partir de los 10 u 11 años -en las niñas- se inicia el desarrollo del pecho, las caderas se ensanchan, la musculatura se afina. Sin embargo, el desarrollo de estos caracteres sexuales en chicos es algo posterior, entonces es cuando inicia la “Pena” por los cambios del cuerpo y por usar los primeros sostenes. Es completamente normal que lo primero que hagan sea rechazar la idea de usar sostén, entonces lo que yo he hecho con mi pre-adolescente es discretamente hablarle de que como ya se están formando sus pechos había que comprar sostén (a pesar de que realmente aún no se notaba ningún cambio en ellos), pero yo estoy simplemente asegurando el camino para que cuando cambien realmente ya ella esté acostumbrada a usarlos y sea algo normal y cotidiano.

 

Este año me puse a pensar y a recordar que a mí sólo me hablaron del desarrollo y lo que le pasaría a mi cuerpo en la escuela, en la famosa charla que daban en todos los colegios y donde nos regalaban una toalla sanitaria, la cual escondíamos para que nadie la encontrara porque el tema realmente nos avergonzaba a otro nivel jajajajajajajajaja Ahora me rio. También recordé que mi primer periodo me llegó en el colegio y fue horrible para mí, porque no le dije a nadie POR PENA y me fui al baño a tomar todo el papel higiénico posible, ponerlo en mi ropa interior y regresé a sentarme a mi puesto a rogar e implorarle a Dios que las horas que faltaban para irme a casa se pasaran rápido y que la falda no se me manchara para no tener que dar explicaciones Amén Amén y Amén.

 

En ese periodo de clases que faltaban hasta que sonara el timbre de salida, apreté las piernas lo más que pude y NO me moví de mi puesto ni para ir al basurero a limpiar el sacapuntas (que es la actividad preferida de un niño en el salón de clases). ¡Totalmente traumático! Yo no quiero que cuando le llegue el momento mi hija, pase por un mal rato, entonces hablé con ella y le dije: “Sofi ya tus amigas del colegio y del ballet se están desarrollando, así es que debemos estar preparadas”. Me contesta: “¿preparadas cómo mamá? (Mi hija me miró con cara de no me hables de esto que no me gusta) A lo que contesté: “preparemos un neceser pequeño con todo lo que necesites para el día en que te baje el primer periodo y me dijo: Ok sin chistar”.

 

Entonces juntas escogimos un neceser super lindo, fuimos al supermercado y compramos toallas sanitarias teens y le enseñé cómo se usan, también incluimos toallitas húmedas y ropa interior limpia. Este “Neceser Mágico” como yo lo llamo, ella lo escondió en un lugar secreto de su bolsa del colegio y ahí está listo para cuando llegue el momento de ser usado.

 

El sólo hecho de haber compartido esto juntas me encanta, porque yo hubiese matado porque mi mamá hiciera algo así conmigo en mis tiempos.

 

Entonces con la parte física ya cubierta debo confesar que la parte del desarrollo psicológico de los adolescentes me ATERRAAAAAAA y, por eso trato de instruirme en ello, aparte de que como maestra de ballet por tantos años y ahora maestra de escuela ve, observo y escucho con atención a mis estudiantes para saber lo que me espera.

 

En un artículo de Internet encontré que:

  1. A nivel emocional, tanto los niños como las niñas de 9, 10 y 11 años inician una separación cada vez mayor de sus padres.
  2. Las normas familiares son las que rigen su comportamiento, pero empiezan a ser conscientes de que en la familia de sus amiguitos, los padres hacen y exigen cosas diferentes. Es posible que empiecen a cuestionar a los padres sobre la manera en la que ellos hacen las cosas.
  3. También empiezan a tener más conciencia del contexto social y les empiezan a preocupar temas como la muerte de alguno de sus progenitores, el divorcio, las guerras, la política, etc.
  4. El grupo de amigos cobra mayor importancia y es el momento en que ellos mismos piden quedarse a dormir o pasar la tarde en casa de algún compañero.
  5. Es un momento propicio para que aparezcan las mentiras, el engaño, el cuestionamiento de las normas o las malas contestaciones como parte de esa independencia, que se está fraguando y que alcanzará la cima durante adolescencia.

 

Estos datos bastantes básicos son una buena herramienta para mantenernos alerta con ciertas conductas. En lo personal, evito las pijamadas e idas a casa de amigas donde no conozco lo suficiente a los padres ya que uno nunca sabe cuáles son las costumbres en otras casas y que tanto van a cuidar a nuestros hijos. En ese caso, mi NO es rotundo sin derecho a discusión. También estoy en constante interrogatorio sobre qué hace a diario o qué pasó de interesante en el colegio, no le permito a ninguno de mis hijos que los celulares tengan clave, para así poder acceder a ellos en el momento que quiera para ver que hablan en sus chats y grupos de Whatsapp. ¡Sonará Extremo o Invasivo! para algunos, pero no me importa porque yo SI VOY A HACER TODO LO POSIBLE POR PROTEGER A MIS HIJOS hasta donde pueda, para que vivan sus etapas como debe ser y no con la velocidad que dictan estos tiempos.

 

Por último, quiero compartirles que también la buena alimentación en este periodo es muy importante y que también leí en otro artículo.

 

En la pubertad, el apetito voraz aparece como consecuencia de los altos requerimientos de energía y nutrientes. Se manifiesta en ambos sexos. (Y yo que tengo niño y niña lo veo a diario. Mis hijos se quieren comer el mundo literalmente y tengo que frenarlos porque ya pasaron de niños cachetones a niños gorditos y ésta es otra alarma).

 

La duración de este proceso de crecimiento en los niños para alcanzar la talla final es variable, y mientras que unos experimentan todos los cambios de este período en unos dos años, otros alargan hasta cinco años esta fase.

 

Las necesidades nutritivas en la adolescencia vienen marcadas por los procesos de maduración sexual, aumento de talla y peso. Este desarrollo requiere una cantidad elevada de energía y de nutrientes. Conviene tener en cuenta que el adolescente gana aproximadamente el 20 por ciento de la talla y el 50 por ciento del peso que va a tener como adulto. Estos incrementos corresponden principalmente con el aumento de masa muscular y de masa ósea. Toda esta situación se ve directamente afectada por la alimentación, que debe estar dirigida y diseñada para cubrir el gasto que se origina.

 

Puedo entonces concluir que la pubertad es una etapa muy importante por la que van a pasar nuestras niñas y, nosotras como madres podemos hacer que no sea traumática si simplemente prestamos especial atención a todos sus cambios y anticipando otros. Preparando el camino para que cuando lo pasen sea placentero y armarnos de paciencia. Pidiendo siempre a Dios la protección y guía de nuestras pequeñas.

 

Besos,
Yilca Arosemena

Artículos Relacionados

% Comentarios (2)

y para niños un artículo similar por favor. Gracias.

Perfecto Yumilitza

Lo tomaremos en cuenta para nuestros próximos escritos.

Esperamos tus comentarios