in ,

7 secretos para mantener la chispa en la relación de pareja durante el embarazo 

Tener un hijo es uno de los cambios más grandes que marca un antes y un después en la relación de pareja, incluso aun sin nacer. Alegrías, desafíos, incertidumbre, sin duda, es todo un cóctel de nuevas experiencias que pondrán a prueba las bases del compromiso y el amor.  

Pero Súper Mamá, esto no tiene que ser precisamente negativo, al contrario, con paciencia, comunicación y empatía puede convertirse en una hermosa etapa para reforzar los lazos de su relación. En el siguiente artículo, te daremos 7 claves que te ayudarán a mantener la chispa con tu pareja durante el embarazo. 

Súper Mamá, ¿sientes que con tu embarazo tu relación pasó a segundo plano? No te sientas mal por ello, esto es más común de lo que crees y es casi inevitable, ya que empezamos a enfocar nuestros pensamientos, conversaciones y planes en la llegada del bebé. Tampoco te preocupes, con un par de tips se puede lograr un equilibrio:  

  1. ¡Que no falten los detalles! 

Los detalles es algo que nunca debe faltar en una relación, no solo hablamos de hacer regalos en días especiales. También nos referimos a actos como sorprender al otro con su plato favorito, darle un masaje, dejar una nota de amor junto al desayuno, preparar un pícnic o ver una película acurrucados en el sofá.  

Es esencial considerar los gustos de cada uno para que encuentren esos pequeños gestos que les harán sentirse únicos.  

  1. Comunicar, comunicar y comunicar. Incluso conversaciones incómodas.

La comunicación es clave en una relación, pero es fundamental mantenerla y nutrirla durante el embarazo. Súper Mamá, los cambios hormonales en tu cuerpo provocarán que tu humor varíe de un día (o momento) a otro. Esto es importante que papá lo sepa, entienda y aprenda a gestionarlo de forma positiva.  

También será clave saber cómo se siente papá con todo el proceso, él puede estar estresado, triste y abrumado por no saber qué hacer, o sentir que su ayuda no es suficiente. 

Sean honestos con sus emociones, necesidades y deseos, siempre desde el respeto y la empatía. Pongan atención al otro y busquen soluciones de ser necesario. 

  1. Encuentren una actividad que los apasione 

Durante el embarazo es normal que la pareja solo se enfoque en la llegada del bebé, pero también puede haber espacio para dar mimos a la relación. Realicen alguna actividad que les apasione y disfruten. 

¿No tienen alguna actividad en común? Anímense a hacer algo que el otro ame: pintura, tour de gastronomía, bailar, leer, conocer un lugar u otra actividad que sea apta y segura para ti y tu barriguita. 

  1. Aprendan mutuamente 

Desafortunadamente, ser padres no viene con un manual, pero sí hay muchas herramientas que nos darán las bases para facilitarnos la vida. Prueben leer libros, hablar con otros padres o inscribirse en cursos y talleres que aborden temas como:  

  • Preparación y acompañamientos del parto.  
  • Crear espacios seguros en casa para el bebé.  
  • Lactancia materna y destete.  
  • Método de alimentación Baby Led Weaning (BLW). 
  • Crianza respetuosa y positiva.  
  • Inteligencia emocional. 
  1. La paciencia será su mejor aliada 

Súper Mamá, la paciencia será su mejor aliada de ahora en más, y es que es necesario comprender que no hay una verdad absoluta en el rol de ser padres. Tanto tú como papá están aprendiendo, por eso es clave ser empáticos entre ustedes y tener como base la paciencia.   

  1. Refuercen los encuentros íntimos  

La intimidad en pareja va mucho más allá del sexo, también se convierte en esos momentos para expresar nuestros sentimientos, crear complicidad, dar caricias, besos y abrazos, reconfortar al otro. Súper Mamá, este tipo de encuentros es crucial mantenerlos para que las bases de la relación se mantengan sólidas.  

Dediquen unos 20 o 30 minutos al día para verse a los ojos, hablar de cómo se sienten, darse palabras de apoyo, mimarse y demostrarse que están allí el uno para el otro, ¡convirtiéndose en un gran equipo! 

  1. Planifiquen la llegada del bebé juntos 

Planificar la nueva rutina, decorar la habitación del bebé, armar la bolsa del hospital, e incluso, preparar al futuro hermanito para la llegada del nuevo integrante, son cosas que tienen para hacer y pueden disfrutar en el proceso. Estas y otras actividades los mantendrán unidos y en sintonía, además de enseñarles cómo combinar las responsabilidades de ser padres y su relación de pareja con éxito.  

Súper Mamá, la etapa de ser padres es el resultado de todo lo que han construido como pareja. Forma parte del crecimiento y la evolución, tómenlo con calma, disfrútenlo y vayan despacio. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

4 ideas de postres saludables para la merienda 

Maternidad plural: celebrando la diversidad familiar del siglo XXI