in

No te desesperes y libérate de esas libras que te dejo el embarazo… eso sí pasito a pasito, suave suavecito

Una buena alimentación, ejercicios, dar pecho a libre demanda y tener fuerza de voluntad fueron para Yescenia Navarro su fórmula secreta para bajar de peso.

 

Texto: Yescenia Navarro

 

Para mí, estar embarazada fue una delicia, esa barriga que iba creciendo ha sido la silueta más hermosa que yo he lucido… Me sentía bella, sexy, con mi enorme panza y mi caminar de pingüino.  Aumenté unas sabrosas 45 libras (y eso que hice ejercicio y según yo comí sano durante el embarazo), lo que nadie te dice es que cuando das a luz y sale ese hermoso bebé… esas sabrosas libras se quedan en tu cuerpo (así es, yo pensaba que era saliendo el chiquillo bajando de peso, pero no. La cosa es un poco más complicada).

 

Como ya me había pasado con Ana Gaby, cuando di a luz a Isabella el shock fue menor, porque obviamente ya sabía cómo era el proceso, sabía que esa barriga se queda contigo un tiempo y en vez de frustrarme y deprimirme decidí que pasito a pasito iba a volver a mi peso normal.

 

Lo más importante de todo fue la decisión de hacer algo al respecto y no solo lamentarme que ya no entraba en mis jeans favoritos.

 

Como fui parto natural -desde la tercera semana del post parto de Isabella- empecé a ir al gimnasio y poco a poco fui cogiendo el ritmo y aumentando la intensidad del entrenamiento.  Con la ayuda de un nutricionista, inicié un programa de alimentación que incluyera todo lo necesario para poder seguir mi lactancia, pero que me ayudara a ir perdiendo esas libras de más.

 

Di todo el pecho que pude, me pegaba a Isabella a cada rato y créanme que dar pecho es el mejor ejercicio del mundo (aparte que es una de las experiencias más deliciosas, pero eso se los cuento en otro escrito).

 

Poco a poco fui viendo los resultados. Bajé las 45 libras que había aumentado más rápido de lo que me esperaba y de repente volví a entrar en mis jeans ¡weeeee!

 

La clave fue buena alimentación, ejercicios y fuerza de voluntad, porque a veces las trasnochadas no me dejaban levantarme para ir al gym, pero al final aunque fuera dormida iba.

 

Algunos de los cambios que hice y me dieron resultados fueron:

  • En la alimentación: Como 5 comidas al día, eso me ayuda a aumentar el metabolismo.
  • Tomo 2 litros de agua al día.
  • Incorporé muchos vegetales a la dieta.
  • Nunca paso hambre.
  • Los dulces solo son para ocasiones especiales.
  • El arroz integral es parte de mi dieta.

 

En el caso del ejercicio:

  • Voy cinco días a la semana al gimnasio.
  • Divido el entrenamiento entre cardio y pesas.
  • Pongo la alarma 15 minutos antes de la hora para poder quedarme los “5 minutitos más”.
  • Buscar apoyo para entrenar, en mi caso mi esposo me levanta todas las mañanas y me apaga el aire.

 

Cada cuerpo es diferente así que mi consejo para ustedes es que no se estresen… un día a la vez y poquito a poquito pueden lograr sus objetivos.

 

Mi cuerpo es diferente y lo amo. Tengo estrías, gorditos y llantitas que me acompañarán siempre, pero no las cambio por nada porque con ellas llegaron mis princesas mágicas.

2 Comments

Leave a Reply
  1. Muy instructivo todo el texto, gracias por compartir tu historia y motivarme a hacer cambios favorables para mi salud y la vida de mi hijo, muchas felicidades por tú logro!

    • Muchas gracias estimada Yinna. Nos encanta que a través de nuestro testimonio, podamos motivar.
      Siempre lo mejor para ustedes.
      Saludos cordiales y gracias por creer en Súper Mamás Panamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comenta con confianza

0 comentarios

Dile adiós al dolor de espalda con una buena postura

Sácale provecho a tu imaginación y dale vida a las paredes de tu habitación