fbpx

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a escoger una carrera universitaria?

Las madres queremos que nuestros hijos tengan el mejor futuro posible, y a veces nuestros planes pueden chocar con los suyos. ¡Te decimos qué hacer!

Texto: Iranela Sánchez

 

Cuando un adolescente consigue graduarse de bachiller siempre llega una etapa de reflexión, donde uno tiene que pensar cómo continuar sus estudios. Es una decisión difícil porque intervienen muchos factores y no solo la voluntad. Actualmente, como está el mercado laboral tenemos que ser realistas si queremos salir adelante con éxito. Pero esto tampoco significa elegir unos estudios que no nos convencen solo para asegurarnos un sueldo.

Y allí es donde surge la siguiente pregunta: ¿Es mejor elegir por vocación ocon mayor inserción laboral? Si tu hijo ha tenido desde siempre un sueño (una vocación) y está convencido de que quiere hacerlo, nuestro deber como padres es animarlo y motivarlo desde el principio. El poder de la palabra es muy importante y si realmente está empeñado en esa vocación debes estar a su lado apoyándole. ¿De qué sirve tener un buen trabajo si todos los días vas con cara de limón a trabajar?

Las personas que desempeñan algo que no les gusta se nota a simple vista: su rendimiento cada día es peor, acaban agobiados, aburridos e incluso amargados. ¿Realmente merece la pena ganar un poco más si tu calidad de vida va a ser peor? Si como adulto has tenido la mala suerte de trabajar en una ocupación que no te gusta, ¿querrías lo mismo para tu hijo?

Tal y como está la situación en muchos países, la mayor parte de la gente prefiere ir a lo seguro. Sin embargo, las personas que realmente hacen lo que les gusta siempre animan a que los jóvenes persigan su sueño y que nunca se rindan porque solo así lo conseguirán.

Grandes profesionales de todos los ámbitos afirman que si las personas verdaderamente le ponen ganas a lo que les gusta practicarán tanto que llegarán a ser realmente buenos en lo que hacen, en su vocación. No son las carreras las que tienen salidas, sino las ganas que le pone la persona. Además, no hay una respuesta correcta porque nunca se sabe lo que podrá pasar en un futuro y el mercado laboral está continuamente cambiando. Por ejemplo, algunos de los trabajos más cotizados ahora no existían hace una década. Es decir, lo que a lo mejor parece seguro ahora puede quedarse estancado en unos años.

Parece que actualmente las carreras donde hay más porcentaje de empleo son Ingenierías, Informática, Administración y Dirección de Empresas y finalmente Economía. Así como todas las carreras que están relacionadas con las nuevas tecnologías e Internet.

Entonces, ¿qué estudios debería recomendar a mi hijo?

  • Infórmate primero: Si tu hijo está pensando en una carrera y está dudando, ayúdale a buscar respuestas a sus preguntas. Acudan juntos a charlas sobre orientación que dan en la mayoría de los campus todos los años. También pueden acudir a orientadores profesionales que informan sobre toda la oferta universitaria existente.
  • Internet: Puedes informarte sin necesidad de moverte de casa. Si entras en la web de distintas universidades podrás ver todos los programas docentes que existen.
  • Nunca debes presionar: Aconsejar sí, pero no obligar. No intentes presionar a tu hijo para que escoja una carrera u otra. Si tu hijo elige una carrera sin ganas, terminará abandonándola tarde o temprano, de forma que lo único que conseguirás es perder dinero. En el caso de que la termine, tu hijo acabará aburriéndose de su trabajo o incluso le cogerá rencor inconscientemente. Piensa que al final de nuestra vida casi un tercio la vamos a pasar trabajando. ¿Realmente merece la pena?
  • Ser realista: También tiene que saber escoger una opción realista, por ejemplo, si quiere ser cantante pero desgraciadamente no tiene buena voz por mucho empeño que le ponga no lo conseguirá, entonces si es recomendable que como madre lo asesores, pero siempre con objetividad y respeto.

 

El mejor consejo que puedes darle a tu hijo es que escoja una profesión que le permita auto-emplearse. Si quiere perseguir su sueño adelante, sin embargo, ¿podría trabajar por cuenta propia en el caso de no encontrar salida de otra manera? Tal y como está el mercado si tus hijos quieren seguir su vocación puede que en un futuro no tengan más remedio que trabajar como autónomo, con el fin de no tener que depender de las pocas plazas que existen.

También deberías proponerle estudiar en el extranjero un año, por ejemplo: con alguna beca, pues algunas carreras necesitan complementarse con un idioma. Además, es un hecho que saber idiomas te abre muchas puertas a la hora de encontrar un trabajo.

Y tú Súper Mamá, ¿qué consejo le darías a tu hijo? ¡Coméntanos!

Artículos Relacionados

Esperamos tus comentarios