fbpx

¿Los sustos o enojos pueden hacer daño al bebé durante el embarazo?

Lo ideal sería vivir un embarazo placentero, tranquilo y seguro, sin embargo, no siempre es así. Algunas embarazadas han de enfrentarse a situaciones complicadas que pueden causar angustia o un alto nivel de estrés.

Texto: Iranela Sánchez

 

Existe una duda muy común respecto a si esas angustias, enojos, sustos o desgracias pueden tener impacto sobre el bebé en desarrollo. Por ello, hoy en Super Mamás te aclaramos cómo afectan estas emociones al bebé durante el embarazo.

Los médicos coinciden en que no hay estudios que confirmen que los cambios anímicos de la mamá durante el embarazo puedan perjudicar al bebé o alterar su normal desarrollo. Sin embargo, señalan que el bebé percibe todo lo que le pasa a su mamá, lo cual no significa que se desarrollarán efectos irreversibles en la vida afectiva del bebé; de la experiencia clínica se deduce que una mamá que vive su embarazo contenida y acompañada -aún con situaciones de angustia o impactos fuertes- logrará pasar por la situación de una forma más placentera para ella, su pareja y su bebé.

Ya que el embarazo es un tiempo de reflexión, inducido tal vez por la proyección hacia el futuro que implica gestar un hijo en nueve meses, hay que aprovechar ese tiempo para aprender de las distintas circunstancias que la vida pone frente a cada uno. Y, al igual que sucede con las demás personas en otras circunstancias, una forma para lograr las metas de mejora es compartiendo. Buscar ayuda, pedir consejo, contar, llorar si es necesario, con alguien que pueda contener a la mamá en sus momentos de debilidad o angustia. La presencia de una pareja incondicional y preocupado por su mujer y por su hijo, puede lograr los mejores resultados en el ánimo de la mamá.

Pero si la madre se siente o está sola, algunos preparativos positivos para el nacimiento pueden ayudarla. Leer sobre la lactancia materna o preparar el ajuar del bebé, lo mismo que planificar su vida con la llegada del futuro retoño, servirán para predisponerla positivamente y dejar por un momento a un lado las preocupaciones que esté atravesando. “Cuando esperaba a mi hija, actualmente de tres años, murió mi mamá”, recuerda Micaela González“Todo el mundo se preocupó por mí, por mi embarazo, y esa atención me ayudó a reaccionar, dándome cuenta que no estaba sola. Estaba también mi bebé. Me sirvió para pensar en la maternidad, y recordar lo bueno y lo malo de mi relación con mi madre y tomar las enseñanzas necesarias. Mientras tanto, mi marido se ocupó de que yo comiera todo lo necesario y que siguieran adelante los cuidados médicos. Yo me concentré en mis pensamientos y pude seguir adelante más tarde con el resto de las cosas relativas al embarazo”, concluye. Dejarse ayudar significa también saber pedir ayuda.

El doctor John Krystal, de Biological Psychiatry explica que la depresión materna influye en el crecimiento del feto, pero la buena noticia es que el riesgo se reduce cuando las embarazadas se ponen en control y siguen un tratamiento adecuado.

Cabe destacar que, la familia es un pilar importante y, para cuidar el bienestar de la embarazada y garantizar que viva un embarazo alejado del estrés y angustias, es vital que se sigan los siguientes consejos:

  • Dejarse ayudar por el entorno: pareja, familia y amigos han de ser grandes aliados.
  • Dieta saludable: Aumenta el consumo de frutas, verduras y agua.
  • Realizar actividades que produzcan placer, ya sea leer, pasear o disfrutar de cenas con amigos.
  • Descanso: Es importante que cumplas horarios de trabajo y descanso. La falta de sueño afecta al organismo.
  • Practicar algún deporte: siempre y cuando sean recomendados para el embarazo. Y es que ayuda a bajar el nivel de estrés y a liberar endorfinas, hormonas responsables de potenciar la sensación de bienestar.

De acuerdo a la psicóloga Carmen Hernández, muchas futuras mamás se estresan por lo que están sintiendo. Existe el mito de que si durante el embarazo te enojas o te sientes triste, tu bebé “absorbe” esas emociones y que posiblemente “salga” enojado o sea un niño depresivo.

Los mitos van desde que si la mamá se pone triste, el bebé se pone triste o que va a nacer un niño deprimido; eso no es cierto. Los cambios anímicos de la mamá son muy normales y muy propios del embarazo debido al descontrol hormonal. Pasamos de la tristeza al miedo, al enojo, a la frustración y todos estos cambios son muy normales, muy naturales y no afectan al bebé. Está científicamente comprobado que, si una mamá ahorita se está riendo y al rato llorando, no le pasa nada al bebé”, aclara la experta.

Por otro lado, lo que realmente afecta a tu bebé durante la gestación son aquellas impresiones fuertes que puede tener la madre. Por ejemplo, un accidente, estrés o si es despedida en su trabajo a causa de su condición, el bebé se va a sentir automáticamente rechazado, esto debido a los químicos que segrega el cerebro en respuesta de estos eventos.

“Lo que afecta al bebé son los eventos traumáticos como un accidente o que la mamá permanezca en mucho estrés, eso sí puede afectar al feto. Si la mamá recibe una impresión muy grande, segrega una gran cantidad de neurotransmisores y adrenalina; todos estos químicos que el bebé y la mamá viven de manera igual; entonces, empieza a generar una memoria neuronal.

“La mala relación con la pareja es una de las principales causas. La violencia, que se falten al respeto, que el hombre deje sola a la mujer en su embarazo, eso sí afecta al bebé emocionalmente”, dijo.

Al estar conectados, el bebé y la mamá reciben las mismas sensaciones a través de la información neurológica. Así, la tensión y ansiedad sí la percibirá tu hijo, por lo que es importante mantener la calma. Pero no todo debe ser negativo, si por el contrario ocurren eventos alegres mamá segregará endorfinas y esto también se le transmite al bebé así que, a reír mamás.

Para finalizar, durante el embarazo, toda madre debe seguir una alimentación saludable, realizar actividad física y evitar el consumo de drogas,  así el desarrollo de su bebé será el correcto. Sin embargo, las emociones que sienten las mamás durante los 9 meses de gestación también cuentan. ¡Toma nota!

Y a ti Super Mamá, ¿cómo te fue durante el embarazo? Queremos saber tus anécdotas.

Artículos Relacionados

Esperamos tus comentarios