in

AmorAmor IncreíbleIncreíble RabiaRabia TristeTriste LindoLindo RisaRisa WTFWTF

7 Recomendaciones Para Cuando Tu Hijo Se Porta Mal

¡Léelo para que tengas #TodoBajoControl!

¿Necesitas recomendaciones para cuando tu hijo se porta mal? ¡Te ayudamos, Super Mamá!

Cómo bien sabes, criar a tu hijo no es una tarea fácil. Implica una serie de habilidades, destrezas. También, un sentido de la lógica e inteligencia para poder lograr controlar situaciones que se presentan con tus pequeños. En especial, cuando se trata de un mal comportamiento o de conductas que son totalmente negativas para él o ella, dentro de su mundo social. 

Y atender estas conductas, a pesar de lo difícil que pueda parecer, es una prioridad. Ya que si pasamos por alto estos comportamientos, tu peque lo tomará como una acción normal y lo seguirá repitiendo hasta su adultez. Lo que puede repercutir en su funcionamiento futuro. 

¿Qué significa “portarse mal”?

Esto es lo primero que debemos definir. ¿Qué es para ti “portarse mal”? Las conductas inadecuadas pueden revelarse de diversas maneras: en rabieta, berrinche, llanto prolongado, golpear o romper juguetes, cosas e incluso agredir a otra persona o autoagredirse. Por lo general, estas conductas se presentan como una medida para llamar la atención de sus padres o adultos significativos. Ya que cuando el niño determina, que al comportarse bien, no recibe la atención que siente merecer, intenta lograrla con acciones o conductas inapropiadas. 

En otras palabras, intenta de una manera desproporcionada lograr obtener la atención de sus progenitores, u otros adultos importantes de su entorno. Esto comúnmente va ligado, a una posible desatención del niño por parte de los padres, buscando este llamar su atención en conductas negativas.

Otras veces puede ser por celos de hermanos, amigos, compañeros de clase o incluso sus progenitores. O también cuando hay falta de límites o las instrucciones de los padres son contradictorias. Es decir, cuando mamá dice ¡Sí! sobre algo, pero papá dice ¡No! Esto puede ocasionar que el niño manipule a su antojo para obtener lo que desea. 

Por esto es clave atender este tipo de conductas. Vamos a compartir contigo, Súper Mamá, 7 tips que puedes practicar para cuando tu peque se comporte negativamente.

1. Llénate de paciencia y comprensión. 

Lo peor que puedes hacer Súper Mamá, es entrar en crisis ante una conducta negativa. No debes desesperarte, sino por el contrario guardar la calma. Procura ser amable, pero firme indicándole a tu hijo cuál debería ser tu conducta. Si pierdes la calma, lograrás una lucha estéril por conocer los límites tuyos y de tu peque. 

2. No te dejes influenciar por terceros.

Los padres son los tutores responsables de atender un comportamiento negativo. A veces, dejamos intervenir a terceras personas, que si bien quieren ayudar, hace un daño contraproducente al permitirle cosas al niño que nosotras/os no permitimos. Se firme, Súper Mamá, en cualquier momento y lugar.

Si estás en un sitio público, eres tú, quien deberá atender el mal comportamiento, a pesar de la pena y sensación de incomodidad. Puedes hablarle al niño en voz baja, llevarle a un patio, o sitio externo donde te encuentres, abrazar al pequeño y buscar tranquilizarlo, siempre explicándole a tu peque, cuál fue la acción que estuvo mal. 

3. Evita los gritos y las descalificaciones.

Cuando tu pequeño se porta mal, recuerda que hay un tema de llamar la atención, y también con esto quiere decirte algo, quiere expresarse. Entonces, Súper Mamá, para poder comunicarte con él debes hablar en un tono de voz bajo, con tranquilidad, evitando alterar tu voz o gritar. 

Evita a toda costa, hacer refuerzos negativos, diciendo frases como: ¡eres un niño malo!, ¡nunca haces caso!, ¡hasta cuando te portas así, siempre te portas mal! Estas descalificaciones bajan la autoestima de tu peque y poco contribuyen a mejorar su conducta, sino más bien hace que la refuercen y se comporte peor. 

4. Haz refuerzos positivos cuando corresponda. 

cuando tu hijo se porta mal

Si tu pequeño, aunque se haya portado mal, también ha tenido momentos de buenas conductas, es importante reforzar positivamente las mismas, usando frases como: “¡Muchas gracias por ayudarme a fregar los platos!”, “¡excelente, que estás compartiendo tus juguetes con tu hermano!”, entre otras frases motivadoras, que incentiven al niño a portarse mejor cada día. 

Al reforzar estas conductas positivas, evita caer en premios por cada acción buena. Ya que con eso le enseñarás a tu hijo a que cada vez que se porte bien, le tienes que dar algo material a cambio. La intención es que se comporte adecuadamente porque es lo mejor para él. Podrás dar un premio de vez en cuando, pero no por cada conducta positiva.

5. Dedica tiempo para conocer a tu hijo.

cuando tu hijo se porta mal

Mucho se evitaría de mal comportamiento, cuando logras entablar una relación cercana con tu pequeño. Esto se hace con el día a día. De esta manera conocerás sus gustos, deseos, necesidades y pensamientos, que por muy peque que sea tu hijo, y aunque no lo parezca, sabe muy bien lo que quiere, sólo que en ocasiones no lo expresa de la mejor manera. 

Al conocerle, sabrás de qué manera comunicarte con él para evitar que una situación desagradable se convierta en una bomba atómica. Sino más bien, sea sólo una pequeña vaguada que lograste nadar. 

6. Mantén una instrucción dada.

qué hacer cuando tu hijo se porta mal

Súper Mamá, cuando tu peque tiene un mal comportamiento hay que actuar firmemente y sin titubear. No debes cambiar una instrucción dada. Si por ejemplo, le pediste a tu pequeño que recogiera los juguetes para poder ir a cenar, mantén dicha orientación siempre, no cambies por nada, aunque te sientas mal, porque de lo contrario el niño sabrá cómo manipularte. 

Este punto es clave, que lo manejes con tu pareja o esposo, para que ante una instrucción que dé cualquiera de los dos, la misma no sea cambiada por nada. Así, el niño sabrá qué es una instrucción lineal que debe acatar. Ya no se trata de quién me diga lo que haga, sea mamá o papá, lo deberá cumplir.

7. Sé amorosa, cariñosa.

cuando tu hijo se porta mal

Parte del autocontrol en una situación de mal comportamiento de tu hijo, es atender la misma con comprensión y amor. Aunque la mayoría de los seres humanos cuando están enojados, no quieren acercamiento, con tu peque debes trabajarlo cariñosamente.

La idea es hablarle pausadamente, que te vea a los ojos y te atienda, por el amor o cariño que le demuestras en la comunicación. Al hablarle de esta forma afectuosa, tu peque a pesar del enojo, permitirá el contacto físico y podrás entonces abrazarle y calmarlo ante la situación dada.

Como verás Súper Mamá, para evitar que tu peque se porte mal, desde muy temprana edad, sólo debes hacerle saber claramente las normas o instrucciones básicas de convivencia, para que se desarrolle sanamente en su vida social.

Súper Mamá, ¿Qué te parecieron estas recomendaciones para ayudar a tu hijo a mejorar su conducta? ¿Tienes algún otro tips bajo la manga? Coméntanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comenta con confianza

0 comentarios

¿Quién Dijo Que Las Ensaladas Son Aburridas?

¡Mantén Tu Casa Limpia y Ahorra, Super Mamá!