in

¿Cómo sobrevivir a los resfriados?

Nuestra pediatra mamá, Geraldine Norte, nos revela las técnicas correctas para agarrar el sartén por el mango.

 

Texto: Geraldine Norte

 

 

Nadie quiere tener a un hijo enfermo y muchas veces si es la primera enfermedad ni sabemos qué hacer.

 

Una de las enfermedades más comunes en los niños son los resfriados, tanto que les puede dar entre 6 a 10 resfriados al año y si asisten a la guardería o escuelitas desde temprana edad pueden aumentar hasta 12 cuadros al año. O sea, que casi entre un mes sí y uno no hasta todos los meses pueden estar resfriados. En los adultos el promedio es de dos a cuatro resfriados al año, de aquí que a los niños se les dice mocosos, de ahí viene la razón.

 

Los síntomas de un resfriado en niños son muy parecidos a los de los adultos y los más comunes son:

  • Estornudos y a través de ellos el cuerpo trata de sacar o eliminar los virus del resfriado.
  • Rinorrea, lo que significa que el niño está goteando secreciones nasales que corren a través de las fosas nasales, ya finalizando el resfriado puede aparecer de color amarillento y más espeso.
  • Congestión nasal, lo que se conoce como nariz tapada y secundario a esto el niño respira con la boca abierta y la garganta se seca, lo que hace le moleste al niño y no pueda estar tranquilo y mucho menos al estar dormido.
  • Puede aparecer fiebre y malestar general.

 

Los resfriados pueden durar de tres a una semana y el mismo cuerpo se va encargando de combatir el virus. Si el niño está congestionado y con rinorrea pero no tiene fiebre y está activo y comiendo, no es necesario acudir al médico, pero si está decaído, tiene fiebre alta, malestar general, irritabilidad, no puede comer, dormir, presenta tos constante y/o dificultad para respirar, sí es necesario que sea evaluado por un especialista. Los niños menores de 6 meses y sobretodo los menores de 3 meses de edad que presentan síntomas es mejor que sean evaluados aún en presencia de síntomas leves.

 

¿Qué podemos hacer en casa?

 

  • Una de las cosas que más ayuda son los lavados con solución salina normal o suero fisiológico, ya que ayudan a eliminar las secreciones nasales. Si el bebé o el niño pequeño tiene muchas secreciones se pueden aspirar con una perilla nasal o aspirador manual.
  • Humidificar el ambiente ayuda sobre todo en las noches para que al niño no se le reseque tanto la garganta y pueda dormir mejor, además que puede ayudar a descongestionar un poco.
  • Hay que mantener al niño bien hidratado, se le debe ofrecer líquidos, sobre todo agua y si toma leche materna para mantenerlo en buen estado de hidratación.
  • Si tiene la nariz irritada se le puede colocar vaselina para disminuir la irritación.
  • Nunca debemos automedicar a los niños, puede ser contraproducente.

 

Ninguna mamá quiere que se enferme un hijo, a veces en cuanto al resfriado se refiere debemos esperar a ver la evolución y esperar a que vaya mejorando, la mayoría son de causa viral y no necesitan mayor medicación, obviamente que si el niño está decaído y no come o tiene fiebre muy alta hay que acudir al médico para que sea evaluado.  Ojalá se curaran más rápido o existiese un método infalible, pero cuando lo invente les aviso. Yo también lo quiero tener.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comenta con confianza

0 comentarios

Alimentación y adolescencia, ¿qué deben comer nuestros hijos?

La primera vez…