in

Llegó el verano ¿Qué me pongo?

A veces buscar qué ponernos para nuestro día a día puede ser algo tedioso. Ahora imagínate para el verano, nos preguntamos si es mejor usar shorts que trajes, si el vestido de baño no nos queda como antes, entre mil otras dudas rondando por nuestras mentes. Por eso, nuestra asesora y consultora de imagen Marianela Lacayo nos trae algunos consejos para esta temporada del año.

 

Texto por: Marianela Lacayo

 

Entramos de lleno en la época seca del año, el verano, repleto de actividades para hacer en familia. Uno de los lugares favoritos para pasar este tiempo es la playa o a lugares de esparcimiento que cuentan con piscina y espacio para divertirse de diferentes maneras.

Cuando viajamos por vacaciones o descanso familiar, debemos elegir inteligentemente las prendas de vestir y complementos. Las prendas básicas serán lo primero que meteremos en las maletas. Si vamos a la playa, pantalones en telas cómodas para las actividades que se tendrán, en colores neutros para que se puedan repetir, así mismo shorts o faldas. Lo que más se puede sudar o ensuciar son las blusas, así que es importante elegir suéteres cómodos y con algún detalle que represente tu estilo, alguna prenda básica blanca, azul o el color que te guste de tus neutros y combine con las prendas inferiores.

Vestidos cómodos que puedan lucir bien sobre trajes de baño, como kimonos, y para estar casual informal en otras actividades. Para esto los que tienen línea de botón en el centro del vestido, manga ¾ o larga pero en cortes mas holgados, son los ideales. Entre las prendas más cómodas y con estilo están  también los kaftanes y blusones.

No necesitarás demasiado calzado, basta con una chancletas que se puedan mojar, unas alpargatas o plataformas bonitas de estilo veraniego, si es que tendrás ocasión de lucirlas, unas zapatillas casuales o deportivas para poder hacer ejercicio o actividades que requieran tener el pie protegido y cómodo para la acción. Por último, unas sandalias planas con bonito estilo en color básico para que luzca con todo. Otras cosas que no te pueden faltar son sombreros, pañuelos, gorras, complementos clave para protegerte de sol y viento, que son parte del vestuario y tienen una función muy importante.

La prenda elemental para estos viajes es el traje de baño, y debo confesar que a muchas nos vuelven locas los sentimientos encontrados entre el estilo cómodo y seguro al lucirlo y a la vez que se adapten a nuestras funciones de mamá o llevar los que son perfectos para lograr un súper bronceado o vernos muy estilosas.

Como siempre, en mis consejos la esencia del mensaje es pensar en prendas funcionales, pensadas para poder hacer actividades con nuestros hijos y que no nos limiten. Los trajes de baño actualmente llevan muchas aplicaciones desde lentejuelas, borlas, flecos, o estilos que muestran el cuerpo con cortes que no te permitirán cargar a los niños o jugar con ellos con libertad.

Recuerda que todo aquello que sea una aplicación sobre las telas, si aún tus hijos están en edad de cargarlos, pueden lastimarlos o en el mejor de los casos dañarse y quedarte con una prenda incompleta. Así también los cortes como los “off shoulders”, o “straplees”, serán muy incómodos para jugar en la playa, cargarlos en la piscina y realizar actividades en las que requieres estar segura de no mostrar más de la cuenta.

Los trajes de baños ideales serán los enteros, que te permitirán nadar, correr tras los niños, cargarlos, jugar, ayudarles con tareas y estar segura de no estar pendiente de que el traje de baño siga en su lugar. Con los estampados y colores actuales podrás tener una variedad amplia para lucir algo divertido, colorido o más natural, según tu estilo personal. De hecho las tendencias de estampados dan efectos ópticos de tener un traje de baño con aplicaciones que sólo están pintadas. Los trajes de baño enteros pueden funcionar también como “bodies” que combinen con una maxi falda, shorts, faldas cortas, etc. De manera que tienen doble función.

En términos de estilos puedes conseguir trajes de baños con volantes, que agreguen algo interesante y salir de lo tradicional. Para las que busquen disimular barriguita o gorditos, los enteros también vienen en forma de vestido, es decir que es un vestidito corto con tirantes gruesos y por debajo queda pegada al vestido la parte del body. Taparías parte de la cadera y trasero, todo el abdomen y estarás  vestida muy romántica.

El tradicional traje de dos piezas bikini no está prohibido para nosotras. Por ejemplo en mi caso, desde que tuve a mi bebé no he tenido tiempo para hacer todo el ejercicio que se necesita para tener abdomen, glúteos, piernas tan firmes como quisiera. Quizá no haya excusas pero aún no logro el balance para dedicar el tiempo necesario a ejercitar mi cuerpo. De manera que elijo prendas que puedan disimular esos detalles.  Así que, como me gustan los bikinis, mis favoritos ahora son los de panty alto de talle, me llega casi de bajo del busto, dejando unos centímetros entre el busto y la cintura. También cubre toda la nalga y el sostén de este, tiene tirantes para llevar cruzados en la espalda para que quede bien seguro, o el “halter” que amarra en el cuello.

Los trajes de baño de dos piezas pueden tener una sobre falda llamada péplum, que con mucha caída logrará solo disimular la zona del abdomen, y las famosas lonjitas y esa zona en la espalda.

Pero si no tienes reparo o problema en mostrarte por completo con traje de baño o  mostrando ese cuerpo que has ejercitado, podrás lucir como quieras el diseño, tomando en cuenta que estés cómoda y lista para todas las actividades que requieran tu atención en líneas generales y aquellas específicas con los niños.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comenta con confianza

0 comentarios

Rayos Ultravioleta ¿Cómo cuidar la piel de tu bebé?

Amando Mis Curvas en el Verano