fbpx

¡Abuelos al rescate! El papel importante que juegan en la familia

Muchas personas de la tercera edad se ocupan del cuidado de sus nietos y se han convertido en un apoyo fundamental para sus familias, pero se deben respetar ciertos límites.

Texto: Iranela Sánchez

 

No cabe duda, que ya sea en el tiempo de las vacaciones escolares o cuando no tenemos nana, o tenemos algún pendiente y necesitamos que los abuelos cuiden a los nietos, son una formidable ayuda para los matrimonios en los que ambos trabajan fuera del hogar.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que en la actualidad es habitual que las personas de edad trabajen, ya sea de forma remunerada o no, atiendan a familiares y amigos, y colaboren tras la jubilación en organizaciones y asociaciones. “Un elevado porcentaje de personas mayores cuidan de sus nietos y de otros parientes y amigos de forma regular. De ese modo, en el caso de los nietos, ayudan también a sus hijos”, apunta.

 

“La figura del abuelo es fundamental para el desarrollo personal de los nietos. Por un lado, los abuelos ejercen de guía y ayudan a la paternidad, también, a menudo, son modelo de rol para los futuros padres, desde las primeras tareas de cuidado del recién nacido hasta las pautas de crianza o el mantenimiento de límites en la adolescencia”, comenta Sacramento Pinazo-Hernandis, vicepresidenta de la Sociedad Española de Geriatría.

 

La doctora añade que ejercer el rol de abuelo “es una forma de sentirse socialmente integrado, lo que incrementa el bienestar y el sentimiento de utilidad y hace disminuir el sentimiento de soledad, sobre todo en momentos de pérdidas”. Además, la especialista subraya que entre abuelos y nietos “se crea un vínculo especial de reciprocidad, en el que cada uno aporta aspectos fundamentales y únicos al otro”.

 

No sobrecargarse

Sin embargo, aunque en la mayor parte de los casos el cuidado de los nietos es una actividad que se hace de forma voluntaria y con agrado, también es verdad que, en algunos casos, las abuelas y abuelos tienen la sensación de realizar una jornada laboral a tiempo completo y se sienten forzados en unas cargas de cuidados y educación.

 

En este sentido, los especialistas ofrecen algunas recomendaciones a los abuelos que asumen la tarea de cuidar de sus nietos.

  • En primer lugar, les aconsejan que hagan lo que puedan y no se sobrecarguen de labores. “Cuidar de los nietos debe ser una actividad placentera, nunca un carga o labor que nos supere”, manifiestan.
  • De igual modo, afirman que hay que aprender a decir “no” ante tareas de las que no se vean capaces o si tienen otros planes o compromisos.
  • Así, señalan que es importante reservarse su propio espacio y tiempo, seguir practicando las actividades que les gustan y disfrutando de sus ratos de ocio.
  • No descuidar su propia salud. Conozca dónde están sus límites y no se olvide de sus revisiones médicas.

 

Poner límites a los niños

También insisten en la importancia de la comunicación. Ante cualquier problema o si la situación se va de las manos, háblelo con su hijo o hija. Lo mejor será establecer unas reglas básicas y que siempre haya una comunicación fluida entre ambos.

 

En lo relativo a las reglas, los expertos señalan que es necesario poner límites a los niños:

  • Estar con el abuelo no significa que el nieto haga lo que le dé la gana. Normalmente en la casa de los abuelos no existen los mismos límites que en su casa, por lo que es importante tener claras las reglas en cada una de las residencias. Y si es posible, que las reglas sean las mismas que las que ponen sus padres, y no contradecirlos. Si el niño tiene las mismas reglas en casa de sus papás como en casa de los abuelos, es más sano para todos.
  • Es primordial que los abuelos acepten a sus hijos en su rol de padres, y que respeten las decisiones que sus hijos tienen como padres. El dar el lugar de autoridad a los padres, da un sentido de protección a los niños, necesario en su desarrollo.
  • Mantener comunicación con los abuelos, ya que en ocasiones pueden percibir algún problema que estén presentando sus nietos, siendo una fuente “externa” de información al respecto.
  • Contribuyen a que se entienda la importancia de las reglas y de los valores que se tratan de fomentar en los hijos.
  • Es necesario reconocer la importancia de los abuelos en la sociedad y permitirles transmitir el conocimiento que la experiencia les ha dado, además, al enseñar a nuestros hijos a convivir con personas mayores también les estamos dando la posibilidad de ser pacientes, tolerantes y respetuosos.
  • Si existiera algún problema que los abuelos detecten y se tengan dudas siempre es recomendable asistir con algún especialista en busca de orientación.

 

Un dato importante, es que los abuelos deben pensar en sí mismos a la hora de planificar actividades. Por ejemplo, llevar a los nietos al parque de atracciones puede ser poco adecuado y demasiado estresante para los abuelos. En cambio, un paseo por el parque o unos juegos de mesa pueden resultar estupendos para pasar una tarde.

 

Para finalizar, es natural que, en ausencia de los padres, los abuelos concedan algunos caprichos a los nietos y que adopten distintas reglas. En realidad, los abuelos tendrían apenas que centrarse en los aspectos más agradables como el apoyo y el cuidado, aunque para muchos sea más difícil. Por lo general, el papel de los abuelos ha de ser discreto, y nunca impuesto. Ellos son abuelos y no niñeros. ¡Toma nota!

 

Y tú, ¿cuál piensas que debe ser el papel de los abuelos? ¡Cuéntanos tus experiencias!

Artículos Relacionados

Esperamos tus comentarios