fbpx

Looks de Parque

Para disfrutar de una jornada divertida en el parque con los pequeños, lo mejor es llevar ropa cómoda con la cual podamos sentarnos en el césped. Evitar accesorios grandes y llevar una cartera con lo necesario

Texto: Marianela Lacayo

(Asesora y Consultora de Imagen)

En el día a día de los padres no puede faltar la esperada visita al parque donde a todos nos toca jugar, correr y sudar detrás de nuestros hijos. Antes de ser mamá, me preguntaba muchas veces, cómo es que tantas madres asisten a actividades al aire libre con sus hijos, vestidas con prendas que podía, en algunos casos, hasta ser peligrosas.

Convertirme en madre sirvió para confirmar mi teoría de que se debe tener un vestuario todo terreno para estar lista para la acción. Decidí evitar tacones, plataformas o todo zapato alto de suela corrida, sandalias de tacón medio o bajo y sandalias abiertas, también las sobre capas y los accesorios de tamaño muy grande, sobre todo los collares. Los “muy” tampoco son muy recomendables, así que la ropa muy corta, muy ajustada o muy escotada se queda por fuera, al igual que los off shoulders. Adicionalmente hay que cuidar de no usar demasiado maquillaje o el cabello suelto, que no son nada cómodas ni aptas para una visita al parque o lugares de esparcimiento infantil.

Ya en mi armario tengo seleccionada alguna cápsula de vestuario que sea machetero y todo terreno, es decir, ropa con la que puedo sentarme en el suelo, en el césped, tierra, hacer movimientos rápidos para agacharme, correr o subir, o ensuciarme ya que son prendas que no requieren de un cuidado especial o delicado. En estas cápsulas tengo un par de jeans elásticos, de color oscuro o medio, corte midi, capri o al tobillo, para que no arrastre mientras yo me divierto también.

Los pantalones que suelo evitar son los demasiado holgados que puedan enredarse entre las piernas y caerte o los que tengan detalles que puedan dañarse o lastimar a los niños. También los pantalones de hilo o en telas vaporosas, que al sentarse se dañen y queden inservibles o los pantalones de tela muy gruesa que den calor y no permitan que el cuerpo transpire bien.

Las camisas, suéteres o blusas son elementales en mi cápsula de vestuario. Si tu hijo aún está en edad de cargarlo, con la blusa debes sentirte cómoda al hacerlo, así que lo más recomendable es que sea tipo suéter, cuello redondo o en V corto, de manera que no tengas que estar acomodando la ropa todo el tiempo o estar pendiente al agacharte por miedo a mostrar mas de la cuenta. A mí me ha sido muy útil vestir camisa varonil de botones y manga larga o ¾, con un centro o top elástico, ya que puedes quitártela si tienes mucho calor o tenerla abierta sobre el top para no sudar demasiado y estar presentable. Además, si llegaras a ensuciar o sudar mucho el top, luego puedes disimularlo con la camisa.

Las telas de las blusas o camisas que sean preferiblemente de algodón, o al menos con poco poliéster o elastano que las mantenga sin muchas arrugas y elásticas, pero sin perder ese componente de frescura y absorción del algodón. Evita todo aquello que fácilmente se sude y se vea húmedo, que se enganche en cualquier detalle de la ropa del niño, que se dañen fácilmente en superficies porosas o rocosas, o los escotes o diseños que se suban demasiado, que se bajen del escote, o que tengas que estar pendiente de estar acomodando continuamente, lo que te puede distraer del cuidado de tus niños.

No suelo vestir shorts, pero es una buena opción para estar más fresco y cómoda para moverse libremente. En este caso la opción de shorts demasiados cortos quizá no sea lo más adecuado en ambientes donde hay niños, por verse demasiado provocativo, así que un corte a media pierna es el más indicado. Usa telas elásticas, como antes he  descrito, y que te quede bien, no vaya a romperse al estar demasiado ajustado.

El calzado es de los elementos más importantes. Sin duda las zapatillas deportivas será el ideal siempre, pero en la actualidad hay un abanico extenso de opciones de calzado cómodo, con suelas blandas pero con soporte para aguantar estas jornadas. Aprovecha los zapatos de meter y sacar si vas a lugares donde te exigen acceder sin calzado y si no, opta por los cordones, que siempre son más seguros para sujetar el pie. Evita el tacón alto aunque lo manejes a la perfección, pues pueden ser peligrosos para estas actividades, así mismo todo aquel zapato que limite el pie en todo el movimiento que se requiera para correr, saltar, subirse y bajarse de lugares.

Las faldas y vestidos no son los más recomendables, a no ser que los utilices en ocasiones más tranquilas, como en cumpleaños o si tienes hijos de una edad que no te exijan tanta movida.

Si te preparas para ir solamente al parque, paseos por la ciudad, zonas con vegetación o paseos al aire libre, te recomiendo que directamente vistas ropa deportiva, ya que permite todo aquello que he mencionado sobre lo que exige el momento con los niños.

En cuanto a los accesorios es más fácil mencionar aquellos que no son necesarios, como collares pesados y grandes, todo aquello que pueda engancharse en los juegos o con los niños, en este caso hasta los anillos pueden ser un peligro. Prefiere algún accesorio artesanal, o sintético que no requiera de gran cuidado y no presente ningún peligro.

El maquillaje, a pesar de ser sencillo y ligero, puede correrse en tu rostro con un poco de sudor o humedad, así que opta por llevar algo muy básico, como una mascara de pestañas transparentes, de base mejor polvo, un poco de blush y un brillito de labios con color o maquillaje mate en los labios que no manche ni se corra, además de tener buena fijación. Y como parte del estilismo, el cabello debería estar preferiblemente recogido, si es largo o medio, o usar algunos accesorios como pañuelos, vinchas, bandanas o gorras que aparten el cabello del rostro y sobre todo que no te agobie estar arreglándolo, separado de la cara,  estar incómoda y acalorada.

Recuerda que hay otras prendas que cuentan como complementos fundamentales para la protección de quienes participen de la visita, como un sombrero o una gorra, que hará la misma función de proteger a los niños y padres del sol (también funciona una sombrilla o un paraguas). Se funcional y usa una mochila o bolso mediano o pequeño donde lleves lo justo y necesario para ellos, como toallitas húmedas y pañales, bloqueador solar, agua, algo de comer y alguna ropa extra.

Si vas en carro propio, puedes aprovechar para tener más cosas que creas necesarias, como un botiquín de primeros auxilios y ropa extra para ti, porque pueda que lo requieras en algún momento.

 

 

 

Artículos Relacionados

Esperamos tus comentarios