in

¿Cómo Y Cuándo Presentarle Mi Nueva Pareja A Mi Hijo?

¿Cómo Y Cuándo Presentarle Mi Nueva Pareja A Mi Hijo?

Por: Lisbeth Argüelles 

Súper Mamá hoy en día este tema cobra cada vez más importancia, pues el número de divorcios va en aumento y la incertidumbre que sienten las personas, sobre cómo empezar una nueva vida, las posibilidades de conocer a otra persona, darse la oportunidad de unirse en nueva relación, dan pie para que surjan dudas al respecto de cómo y cuándo es el momento adecuado para involucrar a su hijo o hijos con su nueva pareja.

 También esta incertidumbre aparece ante la pérdida del cónyuge y que el cónyuge que le sobrevive, estará pasando por diferentes etapas de duelo, y en un futuro, posiblemente, desee rehacer su vida. Bajo estas dos perspectivas, este tema se convierte en un punto crucial y obligatorio para tratar por el bien propio, de los hijos y la futura nueva familia, que pasaría a ser una familia mixta o ensamblada. 

La separación por divorcio o la pérdida de la pareja por fallecimiento, son situaciones que pueden suceder a cualquier familia.  Esta nueva situación puede llegar a ser bastante compleja pues implica muchos cambios, sobre todo para los hijos; los cambios suelen resultar complicados para los niños, y es normal que aparezcan celos, inseguridades, miedos, pobre manejo emocional y a esto le podemos agregar los estilos de crianza, ya introyectados en los hijos.  Por ello, y para evitar que surjan conflictos a largo plazo, la incorporación de la nueva persona o pareja a la vida de los hijos, ha de ser progresiva y más aún si está muy reciente la separación o pérdida de la anterior pareja; debemos dejarles tiempo para asimilarlo.

Una recomendación que les comparto es que, antes de presentar a la nueva pareja al o los hijos debemos asegurarnos de que la relación es razonablemente sólida, es decir, que la relación es estable y hay una perspectiva de futuro.  Con respecto a la estabilidad, si hay dudas sobre la estabilidad de la nueva relación, no conviene presentarla a los hijos, estos se pueden confundir y es muy probable que no entiendan quién es esa persona y esto puede perjudicar su desarrollo emocional y su relación con su progenitor.  En palabras sencillas, súper mama si estás conociendo a tu pareja, durante los primeros tres a seis meses, dedícate a esa parte de proceso y no involucres a tu hijo. Tómate tu tiempo

Con relación a la perspectiva de futuro, los hijos deben estar claros en que la nueva relación sea o tenga posibilidades serias, de que en un futuro sean una familia mixta, antes de presentar a su pareja con los hijos. También debe considerar que sus hijos pueden sentir que “tendrán que compartir el amor de su padre o madre”, con la otra nueva pareja de su progenitor, por lo que deben estar preparados para sostener y acoger la ansiedad de sus hijos, lo cual es normal y el o los hijos lo irán superando poco a poco.  En esta etapa juega un papel muy importante el ser un padre o madre presente, amoroso, que escuche, que ponga a su hijo como prioridad y que desde el amor le acompañe para atravesar este momento.

Esta etapa, la de presentar a la nueva pareja a los hijos, debe ser lenta y progresiva, para evitar que estos se confundan y para que no sientan que tienen competir por el amor y atención de su padre o madre. Se recomienda que el primer contacto sea fuera de casa y en un contexto agradable para los niños. Luego se pueden planear encuentros de forma progresiva para que al niño o niños tengan tiempo a adaptarse y vaya conociendo a la nueva pareja de su hijo.  También es de gran ayuda que el otro progenitor (si lo hay) apoye la entrada de esta nueva persona en la vida de su hijo.  

Para finalizar y no por eso menos importante, sobre el manejo de las autoridad y decisiones dentro de la nueva familia, con relación a la crianza de los hijos, se recomienda que la pareja acuerde previamente los roles que van a desempeñar entre ellos, en el establecimiento de normas, límites y consecuencias.  Por ejemplo, el progenitor debe ejercer el rol de hacer cumplir las normas, límites y consecuencias.  Por otro lado, la pareja del progenitor actuará como una “amiga o amigo” del hijo para no llevar el rol del “recién llegado regañón”, lo cual podría afectar la nueva dinámica familiar. Es conveniente que la pareja del progenitor sea genuino, accesible y agradable para los hijos y que no sea percibida como una amenaza o una persona de fuera que viene a ‘cambiar las cosas’ o a ‘romper la armonía de la familia’”.

Súper Mamá, una maternidad sana se manifiesta en cómo cuidamos de nosotras y de nuestros tesoros más preciados, una familia compuesta puede convertirse en una decisión positiva si la sabemos manejar con madurez por el bienestar psicológico y emocional de todos los involucrados.

Cuéntanos Súper Mamá, ¿estás pensando en presentar tu nuevo amor a tus hijos? ¿Qué es lo que más te preocupa? Te leemos. 

Lisbeth Argüelles 
Psicóloga Integral y Coach
@lisbeth.arguelles
@constelacionespanama

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Lo que no puedes olvidar para ir al parque.

Tendencias de Moda

Tendencias De Moda