in

AmorAmor WTFWTF

Sola caminas más rápido, pero juntas llegamos más lejos

Sola caminas más rápido, pero juntas llegamos más lejos

¡Julio cerró con bombos y platillos! Ya que es un mes de celebraciones para nosotras porque, ¡Súper Mamás cumplió cinco años!  Oh sí, Súper Mamás nace de esa necesidad que nos llega a las mamás de tener información, de conocer a otras personas que se tropezaron con la misma piedra o simplemente, encontrar un espacio donde, después de un largo día de “mom duties” y piensas que todo lo has hecho mal, llegue alguien y te diga “sabes qué, lo estás haciendo bien”

Es que, cuando nace un bebé, también nace una mamá. Aún, cuando no sea su primer hijo porque cada hijo nos hace desbloquear una nueva versión de Super Mamá.  ¿Ustedes se acuerdan cuando sus hijos nacieron que tenían apenas unos días y les tocaba limpiarle el ombligo?  Mi amor, yo sudaba, me sentía como parte del escuadrón antibombas, que estaba con la pinza tratando de cortar el alambre verde para desactivarla. Era una cosa que hasta la mano me temblaba y, bueno, confieso que mi par de veces pedí ayuda porque no me sentía preparada. 

Pero el tiempo pasa y ya los últimos días del ombligo somos como robotina y lo limpiamos perfecto, ¡prueba superadada! Y, como esto es una carrera de resistencia, viene otro retro: la cambiada del pañal cuando empiezan a virarse…¡deporte olímpico!  

¿Cómo un pequeño bultito puede moverse tanto justo cuando vamos a cambiar el pañal?, pero adivinen qué… Eso también lo dominamos, nos inventamos la técnica del brazo fijador y allá va ese pañal, pim..pam..pum. Como para mantenernos en constante entrenamiento, llegan las primeras fiebres, los dientes, los gases, los terrores nocturnos y todas esas situaciones que nos hacen querer correr a urgencias o llenarle el celular al pediatra de fotos de todo tipo…. Y, así, con el paso del tiempo ya vamos agarrando confianza y sabemos qué hacer para cada una de esas situaciones. 

Sin darnos cuenta vamos armándonos de valor y confianza y, cada vez más, logramos superar cada obstáculo que nos pone la maternidad, ya cuando tu hijo tiene más de un año has vivido tanto que hasta le das consejos a otra y compartes todo ese conocimiento que aprendiste a punta de sudor y lágrimas (literal algunas veces).  Y así de repente llegan las eliminatorias y empiezan los terribles dos, tres, cuatro, cinco y bueno, yo siento que esos terribles nunca se van, pero a pesar de eso y por la gracia de algún poder sobrenatural y de todo ese apoyo e información compartida que hemos obtenido durante este tiempo logramos ir cual medallista olímpica que va saltando obstáculos y de una forma natural ganamos la batalla de los berrinches, las pataletas y los “time out” de esos tiempos.  

Y es que esto no se logra sola, lo logramos gracias al chat de las mamás del maternal, a la señora que siempre nos topamos en la cita del pediatra, a la vecina de tu suegra que aunque metiche siempre tenía un consejo atinado, gracias al pediatra, a las abuelas, a las amigas que tienen hijos más grandes y toda cantidad enorme de información que por naturaleza compartimos las mamás. Estos logros también se deben a esas palabras de alientos, a ese mensaje que leí en IG o aquel artículo que me llego casi mandado del cielo cuando por las noches revisaba mi correo y ya estaba que no sabía que más hacer para que mi hija durmiera toda la noche.  

Este camino no es fácil, pero está lleno de rostros amables y palabras de aliento que te ayudan a levantarte, arreglarte la capa y seguir siendo la mejor mamá que pueden tener tus hijos, ah y por supuesto te queda una mano libre para arreglarle la capa a otra mamá en apuros.  

Súper Mamá, gracias por ser parte de nuestra comunidad y esperamos que sean muchos más caminando juntas. #todobajocontrol #todassomossupermamas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Resumen de celebración del Día del Niño

Beneficios de la Lactancia Materna

Beneficios de la Lactancia Materna