fbpx

La importancia de la estimulación temprana

Hay distintas actividades que podemos practicar con nuestros bebés durante su crecimiento. Por eso, Súper Mamá, aquí te compartimos algunos datos y consejos sobre la estimulación, y como esta puede ayudar en el desarrollo de nuestros hijos e hijas.

Texto por: Keshia Jarvis

El desarrollo del bebé, Súper Mamá, es un proceso que va por etapas. En este caso, la estimulación temprana impulsa el crecimiento del bebé desde el nacimiento.

Según la pediatra Vanessa Rodríguez, la estimulación temprana, es fomentar el desarrollo psicomotor y cognitivo del bebé y el niño a través de actividades donde se divierten.

El principal beneficio es que potencia las funciones cerebrales en todos los aspectos: cognitivo, lingüístico, motor y social. Es importante que el bebé realice una estimulación temprana, porque el cerebro requiere de información para desarrollarse y las tareas divertidas de la estimulación temprana permiten precisamente esto.

Su crecimiento depende de la cantidad, calidad y tipo de estímulos que recibe, las capacidades no se adquieren sólo con el paso del tiempo. Inclusive, según la Dra. Vanessa, también se puede aplicar la estimulación prenatal. Durante el embarazo, se utilizan un conjunto de técnicas destinadas a favorecer el desarrollo mental y sensorial del bebé, aplicadas cuando aún está dentro del útero. De esta forma se da una mejor conexión entre la madre y el bebé.

¿Cómo saber cuándo tu bebé se podría beneficiar de estimulación temprana? Dependiendo de la edad del bebé hay algunas habilidades que deben ir desarrollando y las mismas deben ser evaluadas en cada cita de control que tenga con su pediatra.

Por ejemplo, un bebé debe:

  •  Sostener su cabeza y tener sonrisa social a los 2 meses.
  • A los 3 meses debe ver sus manos (debe intentar agarrar objetos con sus manos y puede llevárselos a la boca).
  • A los 4 meses debe girarse o intentar girarse de boca a arriba a boca abajo o de boca abajo a boca arriba.

Todos los niños tienen su ritmo, pero estas habilidades deben desarrollarse cerca de estas edades. Si no es así, es posible que el niño o la niña necesite reforzamiento extra. Los niños que no se han desarrollado adecuadamente en el área de motricidad fina, les puede empezar a costar el proceso de aprender a escribir o la adquisición del lenguaje, entre otros. Adicional a esto, podría tener timidez extrema o baja autoestima.

Por eso, es importante que los niños y niñas puedan reforzar las siguientes áreas:  

  • La Motricidad gruesa y fina: su objetivo es que el niño logre control de sus músculos para que pueda coordinar sus movimientos.
  • El Lenguaje: ayuda en la comprensión de su lenguaje para poder expresarse a través de él.
  • Cognitiva: trabaja el intelecto de bebé.
  • Personal y emocional: trabaja en la independencia del niño en la vida cotidiana como alimentarse y vestirse. 
Babys playing together in the kindergarten.
  • Social: le facilita al niño los elementos para desarrollarse en su entorno y relacionarse con las demás personas.

El momento ideal para estimular al bebé es cuando está despierto y tranquilo. Se recomienda que sea a los 30 minutos después de comer. La duración de cada actividad depende de cuantas repeticiones se realizan.

 ¿Llevaste a tu bebé a estimulación temprana? ¡Coméntanos qué tal fue tu experiencia al llevar a tus hijos a estimulación temprana!

¡Recuerda Súper Mamá! que es primordial que consultes con un pediatra para comenzar a aplicar la estimulación temprana. Aquí te compartimos el contacto de la Pediatra Vanessa Rodríguez, si deseas saber más sobre el tema.

 Si tienes alguna consulta puedes contactar a la especialista y pediatra Vanessa Rodríguez a su correo: vanessarodriguez@outlook.com o a su consultorio en Punta Pacífica: 204-8397 ext: 610-611.

también se puede aplicar la estimulación prenatal. Durante el embarazo, se utiliza un conjunto de técnicas destinadas a favorecer el desarrollo mental y sensorial del bebé, aplicadas cuando aún están dentro del útero. Estos estímulos pueden ser música suave o la voz humana. El momento idóneo para realizar estos estímulos es desde las 12 semanas de embarazo, y el objetivo principal es una mejor conexión entre la madre y él bebé, comentó la Dra. Rodríguez

Artículos Relacionados

Esperamos tus comentarios