in

Activa a tu bebé de un año

Muchas veces, las mamás no sabemos que actividades hacer para estimular a nuestros hijos. Por ello, hoy te traemos algunas recomendaciones.

Texto: Iranela Sánchez

 

Las actividades para estimular a un bebé entre 16 y 18 meses se realizan en una etapa en que el niño ya logra mayor estabilidad al caminar, dando pasos más seguros y más veloces, es más hábil para subir y bajar de los muebles; está en constante actividad, agarra, transporta y tira los objetos que estén a su alcance, su coordinación es mejor, ya patea la pelota y le gusta subir las escaleras, puede hacerlo, cogido de la mano o gateando pero todavía requiere ayuda para bajar.

 

Algunas rutinas que como mamá puedes implementar en casa para estimular los movimientos de movimientos son:

  1. Estimula su patrón de marcha, motivándolo a caminar por diferentes espacios: inclinaciones (rampas), caminos estrechos, entre otros.
  2. Realiza junto con el bebé, tomándolo de la mano, la marcha hacia varias direcciones: adelante, atrás, a un lado, al otro, en zigzag, haciendo círculos, etcétera.
  3. Permítele que camine descalzo sobre arena o cualquier otro sitio liso. Esto le ayudará a fortalecer sus tobillos y a la sensación táctil.
  4. Acompaña al niño mientras empuja una pelota con un pie y camina tras ella, tomándole la mano para que no pierda el equilibrio.
  5. Motívalo para que se suba sobre almohadas, como si fuesen escalones.
  6. Ayúdalo a subir escaleras; primero gateando y después, tomándolo de la mano, que suba un pie y luego otro de manera alterna.
  7. Dale cajitas vacías de cerillos y enséñale a abrirlas y cerrarlas, ocupando las dos manos; una para sostener la caja y otra para jalar y abrir o cerrar.
  8. Enséñale con canciones su esquema corporal, pidiéndole que con sus manos toque su cabeza, hombros, piernas, etcétera.
  9. Muéstrale cómo estirar los brazos y caminar; como imitando un avión.

 

Para estimular su lenguaje y comunicación puedes:

  1. Dale órdenes más complejas; por ejemplo, “toma la pelota y dámela”.
  2. Aprovecha las oportunidades de explicar al niño las cosas que se hacen en casa, al mismo tiempo que las observa; por ejemplo, “mamá está cocinando, papá está arreglando la puerta”, entre otras.
  3. Cántale una canción o ronda y motívalo a participar en el canto completando o repitiendo las frases.
  4. Indícale el nombre de sus prendas de vestir y pregúntale por ellas; por ejemplo, “enséñame tus zapatos, enséñame tu pantalón”.
  5. Dibuja un círculo en el piso con ayuda de un gis y coloca al niño dentro y fuera de él, diciendo al mismo tiempo que lo colocas: “estás dentro del círculo, estás fuera del círculo”.
  6. Pregúntale constantemente su nombre y ayúdale a repetirlo.
  7. Pregúntale qué sonidos emiten los animales y motívalo a que los realice.

 

Para estimular su relación con los demás y él mismo:

  1. Permítele que exprese sus sentimientos a otros miembros de la familia a través de abrazos, besos y caricias.
  2. Bajo supervisión, déjalo que coma solo; apóyalo para que se lleve correctamente el vaso con agua a la boca y dé pequeños sorbos.
  3. Muéstrale varias fotografías de los integrantes de la familia y señálale las imágenes, al mismo tiempo que dices el nombre de las personas, para que él las identifique.
  4. Inculca el hábito de que recoja los juguetes que ha utilizado después de jugar.
  5. Enséñale a peinarse y a lavarse los dientes después de comer y motívalo a que lo realice con y sin ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comenta con confianza

0 comentarios

Resuelve la hora de la merienda con Mermeladas Welch’s

Una nueva forma de comer pollo