in

LindoLindo

¿Conoces Y Cuidas A La Mujer Detrás Del Rol De Mamá?

Conoces y cuidas a la Mujer detrás del Rol de Mamá

Súper Mamá, en nuestra vida diaria tenemos muchas labores con las cuales cumplir, pero, entre ellas ¿tienes la labor de atenderte y brindarte el cuidado como mujer que mereces? Hoy nuestra Psicóloga Lisbeth Arguelles nos habla sobre el autocuidado que debemos procurar tener.

Cinco de la mañana, suena el despertador… ¿Qué es lo primero que pasa por tu mente? Pudiera ser: desayuno para los niños y para tu esposo (a veces ni para el esposo), cambiar los pañales, alguna tarea pendiente de los niños que aún no envías por correo, la limpieza de la casa, el almuerzo para ellos y las meriendas también.  ¿Te sientes identificada? Saltas de la cama y te diriges al baño, porque no te puedes saltar tus necesidades fisiológicas, esas no las puedes postergar, pero… ¿qué si estás postergando con respecto a atenderte a ti?

Con la llegada de la maternidad y el desarrollo de tu rol de madre es natural y hasta común observar cómo se dejan de lado las necesidades propias. Sin embargo, la salud y bienestar son tan importantes como el cuidado que le dedicamos a los hijos. 

Mujer escribiendo y sosteniendo bebé Foto gratis

El autocuidado son todas las actividades, trabajos, esfuerzos y tareas que realizamos en nuestra vida cotidiana para nuestro bienestar integral. 

El autocuidado forma parte de cualquier rutina de bienestar integral, pero a diario se ve como muchas madres se postergan para enfocarse en el cuidado de los hijos únicamente, olvidándose de las propias necesidades.  Es muy cierto que con la maternidad hay cambios muy importantes en la vida de toda mujer: disminuyen las horas de sueño, rutinas diferentes, hábitos nuevos y hasta puede ocurrir un distanciamiento sexual en la pareja.  

Toda esta nueva situación puede provocar altos niveles de estrés que se pueden ver reflejados en dolores de cabeza, insomnio, problemas digestivos, conductas ansiosas o depresivas, entre otras. 

Joven mujer feliz en un campo de oro en puesta de sol. Foto gratis

Para contrarrestar todo este escenario nuevo, se recomiendan tres claves que serán tu guía en el camino hacia el autocuidado integral.  La primera clave es conectar con aquello que nos da placer y para que esto pase es importante el autoconocimiento.  En la medida en que nos conozcamos a nosotras mismas, podremos conectar con nuestras fuentes de necesidades y reconocer aquellas actividades que elevan nuestra energía, por ejemplo: cantar, bailar, hacer actividad física, leer, escuchar música, relajación, meditación o un día de spa. También es importante y muy valioso pasar tiempo a solas, tal vez tomando un café, té o tu bebida favorita fuera de casa o en un rincón especial dentro de casa o tal vez haciendo cosas más simples, en un tiempo dedicado a ti misma.  Esto tiene que ver con establecer una conexión interior y permitirme cuestionarte aquellas cosas que ya no son parte de tu esencia y que puedes replantearte.

Hermosa mujer con cabello negro brillante tomando café durante el desayuno Foto gratis

La segunda clave es delegar.  Las madres no tenemos que hacer todo bien ni encargarnos de todo solas, para que esté bien hecho.  Esta es una creencia con la que hemos crecido y que, posiblemente, nos fue inculcada por nuestras progenitoras.  Lo importante es darte cuenta que esa creencia no eres tú, que la puede cambiar por otra creencia que te permita hacer las cosas diferentes y pedir ayuda.  Involucra a tu esposo en las actividades del hogar y la crianza de los niños y trabajen en equipo, aprende a confiar y a delegar tareas.  De seguro encontrarás espacios para ti. 

Familia negra feliz preparando comida Foto gratis

La tercera clave es educar con el ejemplo.  Si nuestros hijos ven que nosotras nos cuidamos y disfrutamos de la vida, ellos también aprenden a hacer lo mismo.  Nuestros hijos harán lo que nosotras hacemos, no lo que le decimos que hagan.  El verdadero aprendizaje está en modelar para ellos aquellas conductas que deseamos que desarrollen. Si ellos ven que nosotras nos damos espacios de conexión y cuidamos nuestra salud, ellos también lo harán. De otra forma, es altamente probable que nuestras hijas repitan el patrón de querer complacer a todos y nuestros hijos busquen figuras femeninas complacientes”

El retrato de una madre y su niña conforman su corazón en el parque. Foto gratis

Ya sabes, cuida de ti primero para que estés disponibles para cuidar de los tuyos.  Nadie puede dar lo que no tiene.

Súper Mamá, cuéntanos qué tanto te conoces y cómo cuidas de ti, ¡Te leemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

TALLER – MANUALIDADES MERLETTO 🎨

Cómo Enseñarle A Mi Hija Su Valor Como Mujer

¿Cómo Enseñarle A Mi Hija Su Valor Como Mujer?