in

¿Qué debe incluir un buen desayuno?

“Desayunar como un rey, almorzar como un príncipe y cenar como un mendigo”, es la frase tradicional que describe el lugar de honor que ocupa la primera comida del día. Como su nombre lo indica, el desayuno “rompe” el ayuno. Por esto, es considerada la comida más importante, pues aporta al cerebro y al organismo los nutrientes necesarios para comenzar bien el día.

La principal función del desayuno es reponer la energía, almacenar reservas para el día, e hidratar el organismo. Por esto, aquí te compartimos algunos alimentos que no pueden faltar en tu desayuno:

  1. Inicia con cereales integrales

Los cereales como avena, maíz, trigo y cebada son buenos para ti, especialmente si son integrales. Para un delicioso desayuno, prueba un tazón de cereal como Cheerios®, Fitness®, o Nesquik® pues todos son elaborados con cereal integral. Recuerda que los cereales integrales le brindan a toda la familia diversos beneficios, pues ayudan a proteger el sistema digestivo y contribuyen a mantener una buena salud en general.

  1. Compleméntalo con fruta

Se recomienda que los niños entre 1-2 años consuman tres (3) porciones de frutas y vegetales al día, mientras que los niños mayores de 2 años y los adultos cinco (5) porciones de frutas y vegetales diariamente.

El desayuno es el momento ideal para incluir frutas, especialmente las de temporada, pues son más económicas y tienen mejor sabor. Y para los pequeños, ¿por qué no cortar un poco de su fruta favorita y agregársela a su yogur o al Cereal para el Desayuno Nestlé®


3. Lácteos deliciosos

Los lácteos contienen calcio, un mineral que ayuda a mantener huesos y dientes saludables. Además, son una excelente fuente de proteína. Otra opción para disfrutar tu cereal favorito es con yogur, que además aporta bacterias buenas para el sistema digestivo.

Ten en cuenta que la leche y sus derivados son importantes no sólo para niños en crecimiento sino también para toda la familia: jóvenes, adultos, embarazadas y adultos mayores pues los nutrientes que contienen contribuyen de manera positiva a un buen estado de salud.

¿Necesitas un desayuno más sustancioso? Añade un poco de proteína extra.

Si te da mucha hambre en las mañanas o necesitas más energía, puedes agregar un poco de proteína extra a tu desayuno. Una buena opción es un huevo entero, 2 claras o una rebanada de pavo. De esta forma, tu desayuno será aún más nutritivo y ¡estarás listo para comenzar bien el día!

Es importante que los niños consuman alimentos fuente de proteínas completas, pues estos aportan todos los aminoácidos que necesitan para ayudar a construir, mantener y reparar músculos y tejidos corporales.

4. “¡Y agua por supuesto!”

Recuerda acompañar tus desayunos con una bebida, preferiblemente agua. De manera general, se recomienda beber 2 litros de agua al día y para que tus niños se mantengan bien hidratados, incluye diariamente en sus loncheras un termo con agua fresca. Para mantenerlo divertido, agrégale trocitos de fruta congeladas para un toque de sabor y color.

Ya lo sabes Súper Mamá, ¡empieza tu jornada con un buen desayuno!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comenta con confianza

0 comentarios

‘Esa cara de la moneda sí me gustó’

¡Ayuda! Mi hijo no se concentra en la escuela