in

AmorAmor

Mi Nueva Vida Como Súper Teacher

Súper Mamá, en esta cuarenta has tenido que ponerte un nuevo sombrero, el de maestra. Para todas, ha sido un nuevo reto. En este artículo, te compartimos algunos testimonios de mamás que comparten su nueva vida como Súper Teacher.

Los desafíos de este tiempo no solo involucran la economía, sino también la educación de nuestros hijos. Las escuelas se han visto forzadas a reinventarse y utilizar plataformas virtuales para llegar a los hogares. En tiempo record, muchas escuelas, han logrado adaptarse a esta nueva realidad. Los maestros han recibido distintas capacitaciones de los centros educativos, de cursos y hasta de colegas o personas más jóvenes que se relacionan más con la tecnología. 

Como todo se ha mudado a casa, incluyendo el trabajo, muchos padres se han tenido que poner múltiples sombreros para apoyar a sus hijos. Ahora no solo son papá o mamá, son maestros de ciencias, historia, cívica, matemática, inglés y hasta educación física. 

Este rol de “Súper Teacher”, le ha tocado pesado especialmente a las madres. Conversamos con dos Súper Mamás sobre su experiencia en casa, tanto de niños pequeños como de adolescentes.

Súper Teacher de niños en edad preescolar

Nuestra Súper Mamá, Enelis González, comparte su testimonio como maestra de apoyo en casa con las clases virtuales de sus hijos de 2 y 5 años.

1. ¿Cómo te sientes siendo una maestra sin título?

Es una montaña rusa. A veces siento como que quiero ser una mamá “homeschooler” que les enseña hasta francés y otros, quiero salir corriendo. Pero en general es difícil

2. ¿Qué has aprendido de tu hijo(a) dándole clases?

Que cuando no estamos dispuestos a aprender, ni con vaselina entra. No hay soborno que valga. Pero cuando no son presionados a hacerlo, solitos la curiosidad los llama y preguntan, se interesan. Eso me ha hecho cuestionarme muchísimo los métodos educativos utilizados hoy en día.

3. ¿Cómo has podido organizarte para cumplir con todo y tener espacio para ti?

Uffff… esto ha sido todo un tema. Sigo luchando con la organización y mi espacio. Mi vida ha dado un giro 180º. NADA es como antes, absolutamente nada.

4. ¿Qué piensas de la educación que está recibiendo tu hijo(a)?

Que están haciendo lo mejor que pueden con lo que hay. Siento que las teachers y la escuela se están esforzando por llevar una educación de calidad, con lo que se tiene. ¡Nunca pudieron crear una conexión con la teacher! La vieron literal 3 días y ¡boom! Se fue todo al caño.

5. ¿Qué les dirías a otras mamás que están pasando por este proceso?

Tómate una copa de vino y ¡FLUYE! Todos nos estamos acoplando. Los niños, las teachers, la escuela, nosotras. No es fácil para nadie, pero lo estamos logrando. TODO lo que se aprenda este año, así sea UNA frase es ganancia. Hemos aprendido más de lo que pensamos. Hemos aprendido de resiliencia, tolerancia, esperanza, coraje, valentía, amor, unión familiar. Que al final pesa mucho más que si aprendiste ma, me, mi, mo y mu este año. El otro año igual lo aprenderán.

Súper Teacher de un adolescente

Nuestra Súper Mamá,Sharon Molina, madre de un adolescente de 13 años y de un niño de 6, comparte su testimonio como teacher en casa.

1. ¿Cómo te sientes siendo una maestra sin título?

Bueno definitivamente con emociones encontradas, hay días tranquilos, hay días que siento más retos, pero intento mantener la calma, y agradecer a los que realmente son docentes y les enseñan tantas cosas a nuestros hijos.

2. ¿Qué has aprendido de tu(a) hijo dándole clases?

Qué con constancia y paciencia se logra todo, y que los profesores son piezas fundamentales en su desarrollo.

3. ¿Cómo has podido organizarte para cumplir con todo y tener espacio para ti?

Bueno, poniendo prioridades. En el fin de semana comparto los quehaceres de la casa con los demás miembros de la familia. Preparamos, entre todos, un “batch cooking” de alimentos básicos: cebolla, ajo, pimentón. Preparo unas 2 pechugas de pollo que me funcionan para cualquier comida, guardo su caldo y preparo salsa de tomate casera. Con el espacio para mí, lo saco o lo saco. Si no me doy mi espacio nadie me lo da ni la casa, ni mi familia. Con el pasar de los años he podido entender lo importante y valioso que es sacar un rato para mí.

4. ¿Qué piensas de la educación que está recibiendo tu hijo(a)?

Pienso que es nuestra realidad. Actualmente, es bueno darle una oportunidad que sea de esta forma. Y que con nuestro ejemplo diario y la rutina de la casa también se puede aprender.

5. ¿Qué les dirías a otras mamás que están pasando por este proceso?

Qué no estamos solas, que se apoyen de los miembros de la familia para sacar adelante los quehaceres de la casa. Que si un día no quieren hacer nada que no lo hagan, vale más una mamá feliz, que una casa impecable. Que se apoyen y sigan disfrutando de su círculo de amistades, y en especial de sus amigas. Que tiren cuento, que jueguen bingo virtual, que queden para tomarse unos vinos, y que siempre saquen un ratito a escucharse y a respirar. Que conecten con lo verde que esté a su alrededor y que todo pasa, aunque no parezca. Aunque duela, aunque parezca infinito, va a pasar y vamos a salir fortalecidas de esto.

úper Mamá, la situación por la que estamos pasando no es fácil. Estás haciendo lo mejor que puedes con las herramientas que tienes. Recuerda darte un tiempo para ti. Cuando cuidas de ti, puedes cuidar de otros. 

¿Qué te parecieron estos testimonios? ¿Cómo ha sido tu experiencia como una Súper Teacher? ¿Qué herramientas te han funcionado? ¡Somos todo ojos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Ejercicios🏃🏻‍♀️ – Rutina de Glúteos con Katherine Franco (7 de agosto)

Recetas con Súper Mamás – Dip de tuna👩🏻‍🍳