fbpx

Incidencias de una Pediatra

En algunas ocasiones la mejor medicina para un niño es el cuidado de mamá. Descubran por qué lo dice nuestra pediatra mamá, Geraldine Norte.

Texto: Geraldine Norte

(Pediatra Mamá)

 

Cuando estamos en la Universidad nadie nos enseña a tratar a los pacientes, cuando yo estudié Medicina me enseñaban a tratar más que a prevenir enfermedades y poco a poco, a medida que pasan los años te vas dando cuenta que es más importante prevenir y que es hiper importante tratar a las personas y comprenderlas. Se supone que esto es lógico, pero no lo es. Si no vemos a la persona como un todo y que está influenciado por su entorno, por su familia, por sus papás (en el caso de Pediatría) probablemente no vamos a tener éxito.

Hace un par de años la mamá de unos pacientes, que quedó convirtiéndose en amiga, constantemente llevaba a su segundo hijo por múltiples cuadros de enfermedades menores cono resfriados y diarreas. Varias veces se lo achacamos al preescolar, la verdad es que el niño no salía de una enfermedad para entrar en otra. Fue evaluado por varios especialistas pensando en alergias, inmunodeficiencias y otras dolencias. El niño seguía enfermándose, todos los exámenes salían bien, se modificó dieta, higiene en casa, tenía medicamentos para “prevenir” enfermedades y nada resultaba notoriamente, solo algo parcial.

 

Un buen día le digo a mi amiga, que es una máquina trabajando: quédate en la casa en este cuadro de enfermedad y cuídalo tú. Mi amiga se quedó pensativa y a las semanas me escribió que se había quedado pensando en lo que le había dicho y que iba a agarrar las cosas con calma y pasar más tiempo con los niños.

 

A los meses me llama y me dice: desde que estoy más tiempo con ellos, el niño del medio, al que me refería que siempre tenía una tripa colgando, no se había enfermado más, creo que necesitaba a su mamá.

 

En ese momento me quedé pensando que si al estar su mamá tanto tiempo fuera de casa le causaba tanto estrés al niño que era lo que hacía que viviera enfermo. Sí está demostrado que el estrés causa efecto directo en el sistema inmune, entonces el razonamiento de su mamá no era tan descabellado.

 

Indudablemente hay cosas en Medicina que no sabemos al 100%, todos nos podemos equivocar, no a todos les tenemos que caer bien, hay personas que no hacen “click” con un médico y tienen todo el derecho de buscar ayuda en otro lugar, de cambiarse de hospital o de profesional de la salud. Si uno siente que hace las cosas lo mejor que se pueda y que has tratado de ayudar a las personas te puedes dar por satisfecho y si sí has logrado ayudar, que debe ser el objetivo y el fin, alcanzas la gloria. Si las cosas no resultan como uno quiere no hay una buena sensación.

 

He aprendido muchísimo de los pacientes y sus padres, me han enseñado infinidad de cosas a lo largo de mi carrera y me alegro por ello. Hoy me decía la mamá de un compañero de mi hijo de 4 años, “los pediatras deben tener vocación, porque no hay otra explicación”, creo que tiene razón, no hay otra explicación.

 

Gracias a los niños por enseñarme todos los días algo, a sus mamás, papás y abuelos. Ser Pediatra es el mejor trabajo del mundo, es mi mejor trabajo…

 

GN

 

Artículos Relacionados

Esperamos tus comentarios