fbpx

‘Esa cara de la moneda sí me gustó’

El rotundo éxito que podamos tener con nuestros hijos en un futuro no se va a medir por lo material sino por la calidad de la relación afectiva que hayamos sido capaces de construir con ellos desde etapas tempranas en la infancia.

Texto: Geraldine Norte

(Pediatra Mamá)

 

Esto pasó hace 3 años y lo había escrito en ese momento. Al leerlo de vuelta me emocioné mucho y lo quiero compartir con ustedes.

 

Iba en el auto manejando y de pasajero estaba mi hijo de 5 años. Estaba sonando en la radio una canción que está de moda y de repente me dice mi chiquito: Mami, eres una en un millón. Por supuesto que me causó gracia y felicidad a la vez. Después que me emociono le pregunto: ¿y eso por qué? a lo cual me responde: es que es muy difícil encontrar una mamá como tú. En realidad, quería apagar el auto y darle mil besos y abrazos.

Sus palabras se quedaron dando vueltas en mi cabeza, al llegar a casa y por curiosidad le pregunto a mi hijo de 5 años y a la hermana de 8 años: ¿qué significa una mamá para ti?  El primero en contestar es el de 5 años que responde: mamá es la que me quiere, la que me cuida y la que me da abrazos. La de 8 años me dice: mamá es la que cría, la que te quiere y la que siempre te hace feliz. ¡Oh, no pensé que mis hijos me vieran de esa forma!, pero me gustaba lo que estaba escuchando. Le pregunté a mi hija mayor (la de 8 años) que si sabía que era criar y me contestó que era cuidar y educar a alguien, palabras algo maduras para su edad, pero me di cuenta que sí sabe el significado de esa palabra.

 

El tema siguió en mi materia gris por lo que me puse a buscar en internet qué significa mamá para un niño y la verdad es que no encontré nada al respecto, sólo un poema con el cual me sentí algo identificada. Lo que sí estoy clara es que cada madre tiene una relación especial que nos une a nuestros hijos, sobre todo en los primeros años de vida. La mayoría de las veces les ofrecemos un sentimiento de seguridad y confianza que los va a llevar a desarrollar su propia identidad y a relacionarse sanamente y en armonía con los demás.

 

Con el pasar de los años, y por atender diariamente a niños me he dado cuenta que la cantidad de tiempo no es importante, siempre y cuando sea lo suficiente para que el niño pueda sentir que su mamá está disponible cuando se necesita. No todas las mamás tenemos la misma formación, la misma paciencia, el mismo carácter, pero podemos lograr con nuestro esfuerzo y cariño que nuestros hijos nos amen, nos admiren, nos respeten y que nos miren con la cara de la moneda que nos gusta y que en ocasiones ni nos imaginamos que esa cara de nuestra moneda existe.

 

Una vez mi hijo de 5 años al preguntarle qué quería ser cuando fuera grande me respondió que quería ser cocinero para cocinarme mi comida favorita. Son comentarios como ese los que te hacen querer ser mejor mamá cada día y darte cuenta que es verdad que el que da cariño, recibe cariño, por lo menos con nuestros hijos.

 

El rotundo éxito que podamos tener con nuestros hijos en un futuro no se va a medir por lo que les hayamos dado materialmente, sino por la calidad de la relación afectiva que hayamos sido capaces de construir con ellos desde etapas tempranas en la infancia. Pregúntale a tu hijo qué significas para ellos, probablemente te lleves una hermosa sorpresa, o por lo menos a mí esa cara de la moneda sí me gustó.

 

Saludos,

GN

Artículos Relacionados

Esperamos tus comentarios