fbpx

El ciberbullying y sus efectos

El ciberacoso o ciberbullying es una forma de intimidación u hostigamiento que pueden sufrir los adolescentes por parte de algún compañero.

 

Texto: Iranela Sánchez

 

La adolescencia es una época de cambio y evolución. En esta etapa, en la que se produce la maduración tanto física como mental, los adolescentes empiezan a alejarse de la familia y las figuras de autoridad para comenzar a dar cada vez mayor importancia al grupo de iguales, personas que como ellos están en búsqueda de su identidad.

Sin embargo, este acercamiento a sus semejantes no siempre tiene como resultado una interacción positiva, sino que es posible que en ocasiones se establezca una relación abusiva, siendo el resultado el bullying o, si se emplean para ello las nuevas tecnologías, el ciberbullying.

Pero ¿a qué se llama ciberacoso o ciberbullying?

Es un tipo de acoso que un chico o un grupo de adolescentes ejercen sobre otro usando las redes sociales, el chat, los e-mails, los mensajes de texto, etc; para maltratarlo con insultos, bromas de mal gusto, burlas y demás. Esto es algo que habitualmente ocurre en la preadolescencia y adolescencia, cuando nuestros hijos empiezan a tener acceso a Internet, y se da más que nada entre compañeros de colegio.

Muchas veces, los que acosan no se dan cuenta del daño que pueden producirle a la otra persona justamente porque la pantalla los aísla y no les permite ver la reacción del compañero y el dolor que provocaron, o porque todo empezó como un juego que no imaginaban que iba a terminar así.

Los adolescentes que son víctimas de este comportamiento sufren mucho y, a veces esto puede seguir afectándolos, aunque las agresiones hayan terminado, comenta la psicóloga Rita Jiménez. Por eso, además de estar atentos para detectarlo a tiempo, es muy importante enseñarle a nuestros hijos a respetar a otros en todos los ámbitos, incluida la web, y educarlos de manera que sean conscientes de las consecuencias de sus actos y de sus palabras.

El chico hostigado tiene más riesgo de padecer enfermedades psíquicas y físicas como depresión, fobia escolar, ansiedad, trastornos de aprendizaje, cefalea, dolor abdominal, etc., pero también el hostigador puede padecer cuadros de ansiedad, trastornos de conducta y muy baja autoestima.

¿Cómo detectar casos de ciberbullying o ciberacoso?

Si bien es difícil detectar estos casos, porque muchos jóvenes no suelen contárselos a sus padres por vergüenza o miedo, hay distintos síntomas que sirven de alerta:

  1. El chico no quiere ir al colegio.
  2. Está más irritable o nervioso.
  3. Muestra cambios súbitos de carácter.
  4. Se ve triste o deprimido.
  5. No tiene ganas de ver a sus amigos o de salir de su casa.
  6. Baja su rendimiento en el colegio.

Ante la menor duda, las mamás deben ver lo que está pasando en Internet. Poner en Google el nombre del joven para ver qué sale en las búsquedas, fijarse en sus redes sociales y ver qué está sucediendo, qué comentarios o mensajes está recibiendo, ver si hay fotos subidas de él que lo intimiden de cierta forma, etc. También el celular es clave en estos casos, si hay muchos mensajes agresivos de un mismo remitente, es claro que se trata de una intimidación sostenida en el tiempo.

 

 

Así que te invitamos a estar ‘Ojo al Cristo’ y tú, ¿has sabido de este tipo de acoso? Bríndanos tu opinión.

Artículos Relacionados

% Comentarios (2)

Tengo una nena de 9 la cual sufría de ciberbullyng en el colegio y luego en su forma de expresión dibujo un niño con una soga en el cuello lo cual me dejo muy preocupada, luego fui al colegio y converse con la maestra y ella me está apoyando con cambios, implementó la Unión entre ellos. Mi bebé me comenta q las cosas an cambiado mucho con los compañeros

wao. Los niños suelen ser muy crueles a veces, pero gracias a Dios ha podido sobrellevar y sobrepasar la situación.

Gracias por compartir su testimonio.

Un fuerte abrazo.

Esperamos tus comentarios