fbpx

Cuidando al cuidador…

Aunque se pasen por situaciones muy difíciles, lo mejor es sacar fuerzas de dónde no hay. Además de alejarse de personas tóxicas. Hoy Erika Nota nos trae su experiencia de vida.

Texto: Erika Nota

Siempre en mis escritos aquí en Super Mamás he hablado de mis dos tesoros que son mis hijos. Pero, hoy quiero dirigirme a ti que me lees. Sí, a ti la mujer que seguramente como yo eres el motor de tu casa, y ojo que no tiene nada que ver con tu status sentimental., si tienes pareja o no… A ti mujer que trabajas dentro y fuera de tu casa para salir adelante con los tuyos. A ti que sin importar cuán cansada estés siempre estás de una manera u otra para tus hijos.

 

A diario recibo en mi directo de redes muchas preguntas o comentarios hacia mi persona. Mujeres que de repente están pasando por momentos difíciles y que buscan -así sea de una desconocida como yo- una voz de aliento o una palmadita de ánimo o simplemente necesitan alguien que las haga sentir que no están solas en esto. Sí… en lo que sea que estés pasando. Muchas me preguntan cómo hago para tener 3 trabajos, 2 hijos y tener tiempo para mí. Muchas de ustedes me preguntan o se imaginan que debe ser muy difícil criar a un niño uno con y otro sin condición. Es muy común para mi escuchar “Erika no sé cómo haces”, o “chuka cuál es el secreto”.

 

La verdad es que no voy a negar que hay que hacer sacrificios, pero eso no tiene nada que ver que si tienes un niño o no con condición. Toda buena mamá, la que sabe la responsabilidad que uno tiene desde el día uno que te enteras que llevas en tu vientre a un ser al cual tú le puedes cambiar la vida para bien o para mal, pues ¿haría hasta lo imposible por sus hijos no? Confieso que no fue fácil… lidiar con una separación o un diagnóstico inesperado de un hijo en un mismo momento es terrible, horrible, espantoso. ¡No se lo deseo ni a mi peor enemigo! (aunque yo no tengo enemigos jeje).

 

Hoy por hoy, cuando muchas de ustedes me preguntan pues ¿cómo uno se supera de momentos así? Yo he aprendido y hoy puedo decir que simplemente cuidándote a ti… Sí, a ti que eres la más importante en esto, que eres parte vital de esta ecuación. Si me preguntan si lo hice sola… pues no. Porque siempre de alguna manera u otra necesitas ayuda. Y la ayuda la puedes buscar de dónde tú la consideres necesaria. A veces esa ayuda llega desde donde tu menos la esperas. Lo importante es reconocer y aceptar que estás pasando por un mal momento… pero no simplemente quedarte estancada, lamentándote o culpando por la situación. Si tienes que llorar hazlo… si tienes que buscar ayuda, porque sola no puedes pues hazlo también. Hay que tomar acción y sacar fuerzas de donde muchas veces no las hay. Pero ¡hay que hacerlo! Primeramente, por ti. Porque tú eres importante. Porque tú eres el motor. Porque recuerda y esto es algo que siempre digo en mis conferencias: “cuando la mamá está bien los hijos están bien”. En mi caso yo tomé la decisión de vivir un día a la vez para todo… eso sí, de la mano de Dios. Decidí también alejarme de todas las personas, ambientes o comentarios tóxicos que no sumaban nada a mi vida y mucho menos en esos momentos. Si supieran el alivio que yo sentí cuando lo hic. Fue como si yo fuese una mariposa que llevaba una piedra… ¿a dónde iba a volar? Me concentré en mí… en lo que a mí me hacía feliz o me llenaba.

Cuando tú estás en ese proceso que es justo y necesario en tu vida, probablemente muchos no te entiendan y te darás cuenta que sólo se quedarán a tu lado los que son… los que de verdad te quieren por lo que eres, los que estarán allí para ti en las malas. Agradezco infinitamente por esas personas que estuvieron y todavía están en mi vida.

 

En todo este tiempo he aprendido a ser más práctica en todo y a disfrutar de lo mínimo, a no tomar las cosas que no son importantes como personales y saber discernir qué vale la pena y qué no. He aprendido también a dedicarme tiempo para mí, eso no es negociable, ¡porque sabes! ¿Sólo tenemos 1 vida que es ésta para vivirla… no? Por mis venas corren litros de resiliencia que me han ayudado a salir adelante. Y aquí estoy agradecida y curiosa como una niña dándole con todo y disfrutando o aprendiendo de todo lo que la vida me ha dado… sin quejas… cuidando al cuidador… como dice la canción viviendo mi vida… ¡lalalalala!

Artículos Relacionados

% Comentarios (8)

Excelente tu exposición te admiro siempre positiva mujer de lucha creo que tener un hijo con condición siempre se trabaja extra pero pa la te.. Todos tenemos problemas pero como tu dice mucha fuerza y quitarse la gente tóxica de al lado. Saludos 🤜🤛

Buenas tardes querida Lily
Mil gracias por tus palabras y así es, como Super Mamás siempre debemos levantarnos y seguir por nuestros hijos a pesar de las pruebas que la vida nos ponga.
Un fuerte abrazo y gracias por seguirnos.

Disfruto leer los articulos…son atinados y una se siente identificada, yo siempre digo que al ser motor hay que darle buen mantenimiento. Je je,asi que a cuidarnos tambien, para seguir rodando de la mejor manera,con nuestras familias. Exitos 😊

Ay tan bella mi querida Larissa
Muchas gracias por creer en nuestro proyecto Y es cierto, mamá feliz = hijos felices.
Un fuerte abrazo.

Me encanto,no se como seria yo de madre de un niño con condicion pero me gustaria ser como tu felicidades no te conosco en persona pero se te ve tan feliz trasmites positivismo

Ay mil gracias Peggi
Tu comentario me llega al corazón.
Todas somos Super Mamás.
Un abrazo.

Que bella Erika la admiro muchisimo me gusta leer los blog de super mamas

Esperamos tus comentarios