fbpx

13 verdades que no te dijeron del embarazo

Posiblemente te orinarás, los músculos del estómago se expandirán y tu cuerpo -después de dar a luz- no podría regresar tan pronto a la normalidad. ¡Así que no te asustes!

Texto: Iranela Sánchez

 

Cuando recibes la noticia de tu embarazo ¡quieres saberlo todo! Es importante informarte sobre lo que estás por vivir para que estés preparada y así tener una buena experiencia en esta nueva y maravillosa etapa de tu vida.

Pero, no te preocupes, porque las Super Mamás te traemos 13 lecciones de vida sobre el embarazo que toda mamá primeriza debe saber. Todo es para que sepas a qué atenerte y no te agarren por sorpresa. ¡Mira con atención!

 

  1. Te sentirás con resaca: Al comienzo es muy probable que tengas un dolor de cabeza persistente, náuseas, inapetencia, vómitos, y lo único que te ayudará será dormir. Es muy típico de las primeras etapas, pero no necesariamente significa que se acabará; en algunos casos, el malestar persiste más allá del primer trimestre.

  1. Quizá nunca vuelvas a dormir bien: Es frecuente tener problemas para dormir antes de dar a luz, sobre todo en las últimas semanas. Y una vez tu bebé recién nacido esté en casa, despertará aproximadamente cada 2 o 3 horas y tendrás que acoplarte. ¡Bienvenida a la maternidad!

 

  1. Gotearás, y con gotear queremos decir, te orinarás: Esto puede suceder cuando realices múltiples actividades porque tu bebé ocupa más espacio en tu vientre y oprime tu vejiga. Tranquila, pronto pasará.

 

  1. El ejercicio es importante: Ejercitarte evita que ganes libras de más, y reduce el riesgo de diabetes gestacional. Consulta con tu doctor para que apruebe cuál es el tipo de ejercicio apropiado según tu condición.

 

  1. Los músculos de tu estómago podrían separarse: Tu vientre crece al tiempo que el feto; esto implica que los músculos de tu estómago se estiren. En teoría, debería volver a su estado normal después de unas semanas de dar a luz, pero no siempre es el caso. Prepárate para reforzarlos con abdominales cuando el doctor te dé el OK.

 

  1. La línea en tu estómago siempre estuvo ahí: Algunas mujeres tienen una línea vertical en la parte baja del vientre que nunca habían notado. Las hormonas producen un cambio de pigmento y la línea se oscurece haciéndose notar. Tranquila, desaparecerá nuevamente después del parto.

 

  1. Ponerle nombre a tu bebé será estresante: Elegir un nombre que les guste a ti y a tu pareja da mucha ilusión, pero es igualmente muy estresante. Entre las opiniones (no solicitadas) de las tías, madrinas, abuelas… hay que llenarte de paciencia y finalmente escoger el que tu y tu pareja decidan.

 

  1. Las contracciones empiezan desde mucho antes: Tu cuerpo podría experimentar contracciones de “práctica” antes del parto. Son completamente normal, pero debes informarle a tu médico de inmediato.

 

  1. Aprende estas palabras: Mucus. Tapón: El tapón de mucus es una señal de que el parto es inminente; empaca y llama a tu doctor, ¡tu bebé está en camino!

 

  1. Si se te rompe la fuente, no es como en las películas: La mayoría de las mujeres no rompen fuente, y si rompe, puede ser un leve goteo. Debes estar pendiente si ya pasas la semana 34 y sientes goteos fuera de lo normal. Avisa a tu doctor inmediatamente.

 

  1. El problema del baño: Mientras estás embarazada puedes experimentar constipación, y como resultado del empuje extra para ir al baño, pudieras padecer hemorroides. Cuídate mucho, informarte como prevenirlas es vital.

 

  1. Tu cuerpo no regresará a la normalidad tan rápido como te gustaría: Después del parto tu cuerpo no queda igual. Con cuidados y buena alimentación serás tú misma, tal vez no cuando tú quieras, pero si definitivamente. Toma en cuenta que el ejercicio es clave para lograr recuperar tu figura.

 

  1. Tus senos se expandirán: Si luego de un par de días de dar a luz sientes que tus senos van a estallar, significa que la leche ya llegó. Procura dar pecho tan pronto como puedas o extraer la leche ya sea mecánicamente o manualmente para evitar una posible mastitis.

¡Bienvenida al mundo de la maternidad!

Artículos Relacionados

Esperamos tus comentarios